lunes, 29 de febrero de 2016

“El cambio comienza por la familia”, monseñor Adán Ramírez el III Domingo de Cuaresma


Interesantes contenidos para el cambio personal de cara al Año de la Misericordia convocado por el Papa Francisco, tuvieron las eucaristías de este 28 de febrero, en la Catedral de Caracas

Ramón Antonio Pérez / @GuardianCatolic

Caracas, 29 de febrero de 2016.- Primero fueron las enseñanzas de monseñor Adán Ramírez Ortiz, Deán de la Catedral Metropolitana de Caracas, quien presidió la misa en la Iglesia Madre, a las nueve de la mañana; luego, a las once y media, se llevó a cabo la celebración del Jubileo de la Misericordia para las secretarias, sacristanes y agentes de pastoral de la arquidiócesis, presidida por el obispo auxiliar, monseñor Jesús González de Zárate.

Nuestra sociedad no puede seguir indiferente ante los frutos malos, tenemos que cambiar”, dijo monseñor Adán Ramírez durante su homilía. 

“No podemos seguir confundiendo la libertad con el libertinaje. No podemos seguir llamando tolerancia a la indiferencia ante cualquier comportamiento, no podemos seguir pensando que somos mejores cuando cada uno hace lo que le da la gana, sin preocuparse por los derechos de los demás”.

Indicó que la conversión no es sólo un buen deseo, como quien se da cuenta de que debe mejorar y suspira deseando ese cambio. “El cambio tiene que comenzar por la familia”, expresaba en su mensaje que también fue colgado posteriormente en las Redes Sociales, pidiendo, además, vivir la libertad con responsabilidad.

El cambio comienza cuando en la familia se enseña que tolerar es respetar, sin dejar de llamar a las cosas por su nombre, que el mal es mal y el bien es bien. El cambio empieza cuando la familia enseña que a cada derecho, le corresponde antes una obligación. La familia, que debe ser responsable de la educación de sus hijos, para que la sociedad se desarrolle a la medida de la dignidad del ser humano”, enseñó.

Explicó que Dios no pide caminar en el vacío, “sino que nos deja un claro marco de referencia para que sepamos hacia dónde ir”. Por eso, “para el cristiano, convertirse no es simplemente cambiar de vida, convertirse es vivir en la orientación hacia Dios”.

¿Cómo es la Conversión? Para el Deán de la Catedral de Caracas la conversión tiene que realizarse en las obras, en la verdad de la vida. 

“De otro modo es una conversión falsa que, tarde o temprano, acaba por mostrar su lado de fracaso”. “Es lo que el evangelio de este domingo nos enseña con la parábola de la higuera”.

Sostuvo que la higuera y el olivo son los árboles más comunes en Israel. “Entre los judíos era costumbre que las higueras se plantasen en los viñedos, para aprovechar mejor el terreno. La higuera era el símbolo de la comunidad de Israel que Dios había plantado en su mejor terreno, en su viñedo favorito. Por eso la higuera estaba llamada a la corresponsabilidad, es decir a dar fruto”, dijo durante su reflexión dominical.

Dialogo entre justicia y misericordia.- El sacerdote explica en clave de dialogo las enseñanzas  que se generan en la lectura del día. “En torno a la imagen de la Higuera presenciamos hoy un diálogo entre la justicia y la misericordia divinas”, expresó.


Primero Habla la Justicia: “Ya ves: tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro. Córtala. Habla la justicia”. Si, después de plantarnos en la tierra santa de la Iglesia y regarnos con la sangre de su Hijo, nuestra insistencia en el pecado ha impedido que demos fruto, merecemos la muerte eterna. ¿Quién podrá recurrir esa sentencia?

Después Habla la Misericordia: “Señor, déjala todavía este año; yo cavaré alrededor y le echaré estiércol, a ver si da fruto. Habla la misericordia divina desde la Cruz, y su eco resuena en todos los confesonarios: Dios nos ha concedido un tiempo de misericordia. Los brazos de Cristo están abiertos para que todo pecador arrepentido pueda obtener la salvación. ¿Aprovecharemos esta oportunidad? Si no, la cortas. Como reflexión dejó la siguiente expresión a la asamblea: “Si no la aprovechamos, el tiempo de misericordia concluirá para dar paso al día de la justicia, cuando nos llame el Señor a su presencia”.

Monseñor Ramírez Ortíz, indicó que Dios aplica la justicia, pero no lo hace sin utilizar la misericordia, de allí que precisa algunas características.

En primer lugar indica que “La justicia de Dios nos permite descubrir las cosas que no están bien”. Como segundo elemento, añade: “La misericordia de Dios nos permite superar las cosas que no están bien. Y en tercer lugar destaca que la  “justicia de Dios nos muestra que hay que dar fruto para no ser destruidos”.

Como cuarto aspecto acota que “la misericordia de Dios nos defiende, nos limpia, nos purifica, nos fortalece, para que podamos dar ese fruto”. Y finaliza un quinto aspecto: “La justicia y la misericordia nos muestran el verdadero rostro de Dios. El rostro que se manifiesta en la primera lectura, cuando se le revela a Moisés el nombre de Dios. Dios dice que YO SOY EL QUE SOY”.

Monseñor González de Zárate: “Ustedes son el rostro de la Iglesia”
A las once y treinta de la mañana, comenzó la misa convocada como parte del Gran Jubileo de la Misericordia, y que en esta fecha fue destinada a las secretarias, secretarios, sacristanes, trabajadores, personal administrativo y en general, a todos agentes de pastoral de la curia arzobispal caraqueña, para compartir y estar en sintonía con el jubileo de la Iglesia Universal.


La ceremonia comenzó con una procesión que partió desde la capilla “San Pedro”, la primera a mano derecha de la Catedral Metropolitana.

Una vez atravesada la Puerta Santa, el obispo auxiliar de Caracas y actual Gobernador Eclesiástico de Caracas, monseñor Jesús González de Zárate, presidio la eucaristía en compañía del también obispo auxiliar monseñor José Trinidad Fernández, presidente de la comisión jubilar del Año de la Misericordia; y de monseñor Nicolás Bermúdez Villamizar, obispo emérito.

La ceremonia tuvo la sencillez propia de la época de Cuaresma. No obstante, la idea principal en la homilía de Gonzáles de Zárate estuvo centrada en agradecer y motivar a los representantes de las 118 parroquias que conforman la iglesia arquidiocesana. Aprovechó de ratificar el agradecimiento en nombre del cardenal Jorge Urosa Savino que, para la fecha, “se encuentra realizando importantes trabajos en El Vaticano”, según dijo.

“El trabajo que ustedes realizan, es importante. Es sencillo, y tal vez, sin mucha resonancia para la calle, pero es de gran importancia”, indicaba desde el centro del principal templo de Caracas.

“Ustedes son el rostro de la Iglesia. Son la cara visible de la Iglesia en nuestra ciudad, y ello nos obliga en este Año de la Misericordia, a que ese rostro sea misericordioso para todos lo que se acerquen en la búsqueda de un servicio o de una ayuda a nuestras iglesias, oficinas y demás áreas pastorales”, añadió.

Cabe indicar que muchos de los asistentes tuvieron la oportunidad de lucrar la indulgencia prevista para este Año de la Misericordia luego de cumplir los requisitos: la “peregrinación, es decir, el traslado de los peregrinos desde su sitio de origen hasta la catedral; atravesar la Puerta Santa; rezar públicamente el Credo, lo cual se hace en la santa Misa; practicar los sacramentos de la penitencia (confesar sus pecados) y comulgar”; y orar por el Santo Padre.


Tras culminar la misa, los Obispos Auxiliares y el Deán metropolitano, se dispusieron a saludar uno a uno a los fieles asistentes a esta celebración de jubileo.







Niños y Ancianos los más afectados por escasez de alimentos y medicina en Venezuela


“Ni siquiera está garantizada la manutención de los centros de acogida”, publica el Portal Católico ALETEIA, destacando que este primero de marzo varias Casas Hogar organizadas en Red asistirán a la Defensoría del Pueblo para que sea intermediaria ante las peticiones que elevarán al gobierno nacional. “Queremos tener la facilidad de comprar los alimentos”, dijo el padre Rino Bergamin 

Ramón Antonio Pérez / @GuardianCatolic

Caracas, 29 de febrero de 2016.- Las casas hogares y refugios de acogida donde son atendidos más de cinco mil niños y ancianos en situación de calle, riesgo, abandono o maltrato familiar, están entre los sectores que padecen con mayor dureza la obtención de alimentos y medicinas en Venezuela.

No queremos que nos den dinero”, dijo el padre salesiano Rino Bergamín Basso, fundador de la “Casa Don Bosco” de Sarría”, en la capital del país. “Solo le pedimos al gobierno, que nos de la facilidad de comparar los alimentos al mayor para estas personas, en su mayoría niños y adultos enfermos”, añade con preocupación.

Leonardo Rodríguez, director de la asociación civil Red de Casas Don Bosco, indicó que atienden más de cinco mil personas entre niños y ancianos en todo el país. “Viven allí porque no tienen familia”, dijo. “A estos lugares son llevados por la sociedad civil: iglesias, asociaciones y fundaciones, y cada día es más difícil comprar alimentos, especialmente, para los que padecen enfermedades y ameritan dietas especiales”.

Según Rodríguez, no es solo la comida, la falta de medicamentos es otro de los problemas porque existen situaciones de salud concretas en muchas de estas personas. “Hay niños con VIH, como en las casas hogares Buen Samaritano, o con otras condiciones crónicas como diabetes o insulinodependientes”, añadió.

Estimó que cada día es más difícil llevar adelante los gastos que representa una casa hogar, que “son sostenidas con el 80% de los ingresos provenientes del sector privado, así como de donaciones”. Ante esta situación afirmó: “la manutención de los centros de acogida para niños debería estar garantizada por el Estado”.

Antonio Planelles, del “Hogar Virgen de los Dolores”, informó que la escasez obliga a buscar los alimentos en el mercado paralelo pero ello descuadra sus presupuestos, “dificultando el trabajo contable y de rendición de cuentas por la ausencia de facturas”.

Los que atienden a poblaciones con condiciones especiales también sufren. Entre estos están la casa hogar “María Madre Nuestra que asiste a madres adolescentes con discapacidad intelectual; y la fundación “Casa de Ana”, donde son atendidos niños con parálisis cerebral. “Son ejemplos que motivan la búsqueda de apoyo y trabajo común”.

Organizados para mitigar la situación
Leonardo Rodríguez informó que el 25 de febrero se reunieron en Caracas representantes de 21 centros de acogida, para diseñar una hoja de ruta en función de solventar el acceso a alimentos y medicinas

“Se acordó entregar sus inquietudes y propuestas a la Defensoría del Pueblo, lo cual haremos este primero de marzo”, reveló.

Entretanto, Luis Francisco Cabezas, presidente de Casas de Abuelos de Miranda, explicó que para las personas de la tercera edad la problemática con los medicamentos es crítica. “Las tres principales morbilidades que sufren los abuelos son hiperlipidemia o colesterol alto, hipertensión y diabetes y casi no se encuentran medicinas”, expresó.

Esta fundación cuenta con 37 casas y atiende a mil 200 personas diariamente con desayuno, almuerzo y merienda. “Muchas de esas casas se están viendo obligadas a  regular el suministro de alimentos y a eso se suma el problema del agua”, indicó.

Finalmente, Cabezas destacó que pese a la crítica situación, para esta fecha no hay ninguna casa cerrada en Miranda, “aunque se está cocinando lo que se consigue. Hay muchos abuelos que solo comen en estos lugares pues no tienen pensiones”.





¿Año Bisiesto? Dale gracias a Dios si lo has vivido nuevamente

¿Qué es y por qué existe el Año Bisiesto? Los años bisiestos ayudan a que el calendario anual se mantenga según sus estaciones

Si no añadiéramos el 29 de febrero cada cuatro años, como en este 2016 que es bisiesto, las estaciones acabarían descompasadas del calendario. Por eso cada cuatro años se añade un día más al mes de febrero para ajustar y equilibrar el año cronológico con el año trópico.

La Tierra tarda 365.256 días en completar una vuelta alrededor del Sol. Para lograr sincronizar año solar con año cronológico, cada 4 años el año pasa a tener 366 días en vez de 365, de este modo las estaciones no se confunden, y por ejemplo, el inicio de la primavera, puede seguir siendo el 21 de marzo. Sin años bisiestos cada 12 años los calendarios se desfasarían 3 días.

En el calendario juliano, los años bisiestos son aquellos cuyas dos últimas cifras son divisibles por 4 (2012/ 4= 503), exceptuando los múltiplos de 100 (1700, 1800, 1900...) donde a su vez también se exceptúan aquellos divisibles por 400 (1600, 2000, 2400...) que sí serán bisiestos. El problema con este sistema es que deja 0,000300926 días o 26 segundos al año de error.

El calendario juliano empezó a aplicarse por Julio César en el año 46 a. C. El sucesor del calendario juliano, el gregoriano, también incluyó los años bisiestos, uno cada cuatro años.

En el mundo anglosajón, a los que nacen un 29 de febrero se les llama “leapers”, palabra que proviene del término Leap Year, año bisiesto en inglés. En Irlanda se premia con 70 libras a los bebes que nacen en Leap Year.


sábado, 27 de febrero de 2016

La Cruz de la Evangelización recorrerá a Venezuela



Es el símbolo del V Congreso Misionero Americano que se celebrará en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia), en julio de 2018

Ramón Antonio Pérez / @GuardianCatolic

Caracas, 27 de febrero de 2016.- Con el objeto de recorrer las diferentes circunscripciones eclesiásticas y motivar la animación y preparación de los próximos congresos misioneros del país, desde la oficina de prensa de las Obras Misionales Pontificias de Venezuela, se conoció que desde el 7 de febrero se encuentra en la sede de este organismo en Caracas, una réplica de la Cruz de la Evangelización bendecida por el Papa Francisco durante su visita a Bolivia, en julio de 2015.

“Se trata de una cruz semejante a la que está en las reducciones de San Javier (Santa Cruz de la Sierra – Bolivia), ubicada en el centro de la plaza principal, como signo de salvación de la comunidad bautizada que alaba a Dios Padre por la Redención”, indicaron.

En Bolivia, el Santo Padre Francisco bendijo 40 cruces, de las que 18 fueron destinadas para las diócesis bolivianas y 22 para el resto de los países de América: norte, centro y sur. “Representa la salvación del género humano en el madero de la cruz,” para que, “donde tuvo la muerte Jesús allí surgiera la vida”.

La intención del recorrido de la Cruz por todos los países del continente americano es introducir a todo el pueblo de Dios en la dinámica del Éxodo, es decir, conducirlo hacia la libertad plena, aseguran desde las OMP Venezuela.

Cada director nacional de las Obras Misionales Pontificias de América, recibió una réplica de la Cruz, la cual lleva en el centro una reliquia de Bienaventurada Nazaria Ignacia March Mesa, una religiosa española que fue beatificada por Juan Pablo II en Roma, el 27 de septiembre de 1992 y proclamada su fiesta cada 6 de julio.

Junto a la cruz se ha dispuesto un manual, que ha de ser empleado por quienes asuman esta iniciativa pastoral de animación misionera”, informaron. De igual manera, precisaron que este manual consta de cinco grandes partes, los cuales van desde una breve historia  de las misiones jesuíticas en Chiquitos (Bolivia).

Se propone una iluminación y meditación bíblica sobre la Cruz en la vida del misionero, así como un rito de entrega y recepción de la Cruz Evangelizadora que oriente el proceso de animación misionera durante la visita de la réplica a las diócesis, parroquias, instituciones educativas, hospitales y cárceles, entre otros lugares a los que será llevada.

Recorrido por Venezuela

Actualmente la réplica se encuentra en la sede de las OM, en Caracas, donde se mantendrá hasta finiquitar el recorrido que la misma realizará por las circunscripciones eclesiásticas del país, y que será constituido por los directores de las diócesis y arquidiócesis en la próxima Asamblea Nacional de Misiones en abril del año en curso.

El recorrido en Venezuela, no solo será un proceso de animación para la preparación al 5º Congreso Americano Misionero que se realizará en Bolivia, formará parte del proceso de preparación del también 5º Congreso Nacional Misionero / CONAMI, que se realizará en la diócesis de San Cristóbal, Venezuela, en 2017.


La participación en estos encuentros será un requisito indispensable para la preparación y conformación de la delegación de Venezuela al Congreso Americano en Bolivia”, indicaron finalmente los responsables de la Obras Misionales Pontificias.


jueves, 25 de febrero de 2016

Iglesia de Caracas celebrará Gran Jubileo de la Misericordia para su personal


Los empleados de la Iglesia arquidiocesana de Caracas, son los rostros de la misericordia en cada una de las parroquias y oficinas; y más que empleados son cristianos y agentes de pastoral, dijo monseñor Adán Ramírez

Ramón Antonio Pérez / @GuardianCatolic

Caracas, 24 de febrero de 2016.- “El venidero domingo 28 de febrero, se llevará a cabo en la Catedral Metropolitana de esta ciudad, a partir de las 10 de la mañana, el Gran Jubileo para el personal que labora en las diferentes instancias de la iglesia caraqueña, en el contexto del Año Jubilar de la Misericordia convocado por el Papa Francisco”.

Monseñor Adán Ramírez Ortiz, integrante de la comisión para el jubileo en la arquidiócesis de Caracas y Deán de la Catedral Metropolitana, informó que se trata de una celebración eucarística presidida por monseñor Jesús González de Zárate, a la que han sido invitados trabajadores y personal administrativo de la curia arzobispal con el fin de compartir y estar en sintonía con el jubileo de la Iglesia Universal.

“Por primera vez tendrán la posibilidad de conocerse y compartir los empleados del tribunal eclesiástico, con secretarias parroquiales y sacristanes de los despachos de 118 iglesias parroquiales del área metropolitana”, dijo.

Rostros de la Iglesia

Monseñor Ramírez Ortíz indicó que “cada despacho parroquial de la Iglesia no es una oficina como en cualquier ministerio público, sino que lo valoramos como un espacio desde donde se presta un servicio importante para las personas que allí acuden; y cada empleado, es para la iglesia, un agente de pastoral con la tarea de ser el rostro de la iglesia”.

“Queremos estar en sintonía con lo que el papa Francisco quiere de este año jubilar: ser el rostro de la Misericordia de Dios”, destacó.

Indulgencias.- Cada uno de los peregrinos y sus familiares tendrán la oportunidad de lucrar este jubileo, destacó Ramírez Ortíz, enumerando las condiciones que se deben cumplir según la convocatoria del Papa Francisco.


En primer lugar, se realiza la “peregrinación, es decir, el traslado de los peregrinos desde su sitio de origen hasta la catedral; en segundo lugar, atravesar la Puerta Santa, que en este caso está representada por la puerta principal del templo; tercero, rezar públicamente el Credo, lo cual se hace en la santa Misa; cuarto y quinto, practicar los sacramentos: de la penitencia (confesar sus pecados) y comulgar”, indicó monseñor Adán Ramírez.   





Monseñor Biord Castillo recorre La Guaira presentando el Plan de Pastoral Diocesano



Los feligreses tendrán cinco meses para estudiar el Plan que “tendrá una duración de cinco años, cuando se cumplan los 50 años de creación de la Diócesis de La Guaira,” manifestó monseñor Raúl Biord Castillo

Ramón Antonio Pérez /@GuardianCatolic

Laura Beatriz De Stefano Troncone / Nota de Prensa


Caracas, 25 de febrero de 2016.- Hasta el 18 de marzo el obispo de La Guaira, monseñor Raúl Biord Castillo, recorrerá las parroquias eclesiásticas para presentar el Plan Diocesano de Pastoral que tiene como objetivo la formación de discípulos misioneros, la renovación de la Diócesis a través del encuentro con Jesús, el anuncio kerigmático, la celebración alegre de la fe católica y el servicio a los más necesitados.
“Dos años de trabajo se llevó este Plan que fue elaborado con la participación de sacerdotes, religiosas y laicos, quienes en las tres asambleas diocesanas realizadas presentaron sus propuestas de acción", dijo mediante una nota de prensa. 
Agregó que el Plan fue promulgado el 12 de diciembre, "en la inauguración del Año Jubilar de la Misericordia, y entró en vigencia el 1 de enero. Tendrá una duración de cinco años, cuando se cumplan los 50 años de creación de la Diócesis de La Guaira".
Se conoció que con el Plan de Pastoral, el Obispo de La Guaira "busca una Iglesia de salida, cercana y sencilla, donde se atiendan a todos". También, "que camine en la renovación e integración a través del diálogo, la reconciliación y el perdón". Pero además, que "evangelice desde la parroquia con alma misionera, que sea solidaria y samaritana con la activación de las Caritas, y rica en ministerios". 
El Prelado salesiano hizo un importante llamado a sus feligreses: “Debemos remar juntos. Ponernos de acuerdo en los criterios comunes”.
Las 27 parroquias, organizadas en cinco zonas, tendrán hasta julio para conocer y estudiar los objetivos del Plan Pastoral que arrancará en septiembre. Fue diseñado en cuatro dimensiones que impregna toda acción de la Iglesia a saber: la proclamación del Evangelio, la Iglesia como casa y escuela de la comunión; la repercusión social y comunitaria del Evangelio, y la formación del discípulo misionero.
Biord Castillo pidió la creación o en su defecto el fortalecimiento de los consejos pastorales en las áreas de salud, liturgia, educación, comunicación, juvenil, familiar y cultural. Recomendó, de igual manera, la designación de siete laicos coordinadores para un mejor funcionamiento de la Diócesis de La Guaira.
Las parroquias que han sido visitadas hasta ahora son María Auxiliadora de Las Tunitas, San José Obrero de Mamo y Santo Domingo de Guzmán en Tanaguarena. Además, monseñor Biord se reunió con el Movimiento de la Renovación Carismática y con el Camino Neocatecumenal, ambos de la Diócesis de La Guaira.




¡Diócesis de Puerto Cabello! Agentes de Pastoral Penitenciaria reciben taller sobre Evangelización para los Privados de Libertad



“Ellos han perdido su libertad, pero no su dignidad”, expresó Sor Neyda Rojas, una de las facilitadoras de este taller
Ramón Antonio Pérez / @GuardianCatolic
Sandra Marulanda / @Diocesis1 
Caracas, 25 de febrero de 2016.- Con la finalidad de crear la Pastoral Penitenciaria en la Diócesis de Puerto Cabello, y por la iniciativa de la Comunidad Carismática “Jesús es Señor”, se realizó el pasado sábado 20 de febrero, el primer “Taller de Evangelización para los Privados de Libertad”, con una participación de 75 interesados, en las instalaciones del Centro Diocesano Monseñor William Guerra de Los Lanceros. 
Se conoció que a la actividad asistieron integrantes de la Pastoral Social, Pastoral de Salud, Movimiento Catecumenal, Cursillista, Ministros Extraordinarios de la Comunión, Renovación Carismática, Ministerio Adonai y hermanos de la Comunidad Jesús es Señor.
Las ponentes invitadas fueron Sor Neyda Rojas religiosa mercedaria voluntaria en la Penitenciaria General de Venezuela, y la hermana María José González, consagrada de la Comunidad Jesús es Señor y representante de Caritas de la Diócesis de los Teques. 
Ambas compartieron su testimonio y experiencia en la evangelización de los privados de libertad, impartieron técnicas, recomendaciones y herramientas a la hora de abordar tanto a los presos, sus familiares, así como a los que los custodian.
Sor Neyda Rojas agradeció a la Diócesis de Puerto Cabello por la iniciativa, expresando que la Pastoral Penitenciaria debe formar parte de las pastorales y servicios que presta esta Iglesia particular, al frente de la que se encuentra monseñor Saúl Figueroa Albornoz.
Manifestó que la Pastoral Penitenciaria es una oportunidad de practicar la Misericordia. “Debemos recordar que los hermanos privados de libertad han perdido su libertad, pero no su dignidad, deben ser tratados como hijos de Dios, todos estamos llamados a visitarlos a acogerlos a amarlos y a darles la oportunidad de sentirlos como hermanos nuestros”.
Por su parte el asesor de la Pastoral Social de la Diócesis porteña, presbítero Luis Parada, expresó su satisfacción por la masiva asistencia al taller y lo enriquecedor que fue.

Anunció que la idea es crear la Pastoral Penitenciaria en la diócesis, expresando, además, que el día 5 de marzo sostendrá una reunión en la parroquia Santa Rosa de Lima de la Sorpresa, con los integrantes de la Pastoral Social y los posibles candidatos a integrar la Pastoral Penitenciaria ya que entre los participantes al referido taller hubo varios interesados.



domingo, 21 de febrero de 2016

Cardenal Urosa ordenó siete diáconos “que estarán al servicio de los más pobres”


En conversación con los periodistas, el arzobispo de Caracas exigió al Ejecutivo y al resto de los poderes públicos “que no haya saboteo sobre la Asamblea Nacional y se respeten sus atribuciones”

Ramón Antonio Pérez / @GuardianCatolic
Caracas, 21 de febrero de 2016.- El cardenal Jorge Urosa Savino, presidió una misa este domingo, en la catedral metropolitana de Caracas, en la que realizó la oración consecratoria e impuso sus manos sobre siete nuevos diáconos, a quienes invitó a “ser instrumentos de la misericordia divina, y testigos valientes y fieles de Jesús”.
El arzobispo de Caracas estuvo acompañado de los obispos auxiliares, monseñores: Jesús González de Zárate, Tulio Luis Ramírez Padilla y José Trinidad Fernández, además de los rectores de los seminarios “Santa Rosa de Lima” y Redemptoris Mater”, presbíteros Francisco Morales Villegas y César Hernández, respectivamente.
Los nuevos miembros del diaconado de la iglesia de Caracas, y que con esta ordenación quedan a un paso de ser consagrados sacerdotes, son: Luis Aldama,  Miguel Galdámez,  Jesús Godoy, José Luis Irazu, Alexander Morales, Ronny Pérez y Rolando Rojas.
Al servicio de los pobres
Durante su homilía, el cardenal Urosa explicó que como diáconos, “se comprometen para siempre al servicio de Dios y de su santa Iglesia, en una entrega total, que implica la consagración religiosa a Dios, nuestro Señor, la vivencia del amor total al Señor en la renuncia al matrimonio, y el servicio a sus hermanos, especialmente, a los más pobres”.
Indicó que la Iglesia, y particularmente los ministros del altar, “debemos estar siempre al servicio de todos, pero especialmente de los más pobres, tal como nos lo enseña el Señor, y como ha sido la tradición viva de la Iglesia en el curso de la historia”.
“Allí debe estar el sacerdote: en las periferias, como dice el Papa Francisco,  porque el sacerdote debe estar donde están los fieles. Y la mayoría de nuestros fieles están precisamente en los barrios populares”. Comentó que de las seis parroquias que ha creado en estos diez años en Caracas, cuatro están ubicadas en zonas  populares.
Insistió en la necesidad de que los católicos de la iglesia arquidiocesana “redoblemos nuestros esfuerzos y nuestras labores de acción social en medio de los pobres”.
“Jóvenes, no tengan miedo”
Alexander José Morales quien nació en Caracas, el 25 de agosto de 1977, es uno de los nuevos diáconos de Caracas. 
Explicó que su vocación es producto de la fe enseñada por sus abuelos; del amor a la Eucaristía y el testimonio de vida que vio en el padre Carlos Porras; así como en las enseñanzas recibidas en su parroquia San Benito. “Ahí está la clave de mi vocación sacerdotal”, acotó.
Afianzado en las palabras que el papa Juan Pablo expuso al inicio de su pontificado, envió un mensaje a los jóvenes pidiéndoles que “no tengan miedo”.
“El mundo ofrece muchas cosas, mayormente apegadas a lo material, sin embargo, el ofrecimiento de Jesucristo es mucho mayor y satisfactorio; es eterno, y a los jóvenes también nos gustan las cosas eternas”, dijo el joven diácono.
Respeto para la Asamblea Nacional
Al finalizar la eucaristía, el cardenal Urosa habló con los medios de comunicación, y sus palabras fueron insistentes, en pedirles tanto al poder Ejecutivo como a la Asamblea Nacional que  trabajen unidos por el bien de Venezuela, porque “los políticos tienen en sus manos” la resolución de los problemas que agobian a los venezolanos.
En ese contexto, pidió que “haya respeto”. Es decir, “que el gobierno respete a la Asamblea Nacional, que se respeten las atribuciones. Que no haya un saboteo de las actividades del Parlamento y se busque el mejor bien de todos los venezolanos”.
Recordó que “la iglesia trabaja intensamente” por el bien del país, “manteniendo, en primer lugar, la presencia viva de Dios en nuestra patria, lo cual es muy importante”, según dijo. “Los venezolanos -y el mundo- necesitamos saber que Dios está con nosotros, y eso lo hace, precisamente, la Iglesia a través del servicio de los sacerdotes, de los fieles y de los movimientos de apostolado seglar”.

Finalmente, mencionó que “la Iglesia está procurando ser un elemento de unión, de diálogo, de entendimiento, de búsqueda de los mejores caminos para resolver los actuales problemas de Venezuela”, como son “los económicos, de desabastecimiento, de la escasez, y de tanto odio y violencia”. 






INSTRUMENTOS DE LA MISERICORDIA DE DIOS

Homilía en la ordenación diaconal de  Luis Aldama,  Miguel Galdámez,  Jesús Godoy, José Luis Irazu, Alexander Morales, Ronny Pérez y Rolando Rojas
Santa Iglesia Catedral de Caracas, 21 de febrero de 2016
+Jorge Urosa Savino, Arzobispo de Caracas


En este  2do Domingo de la Cuaresma del Año de la Misericordia. Invitados  por el Padre celestial a reconocer al Señor Jesucristo como el Hijo eterno de Dios y a escucharle, tenemos el gusto de realizar esta sagrada ceremonia de ordenación de 7 nuevos diáconos.

Celebramos esta ordenación en el Año de la Misericordia, llamados por el Papa Francisco a considerar la inmensidad de la misericordia de Dios, y a ser misericordiosos como el Padre. Y al reflexionar sobre la realidad del ministerio diaconal y sacerdotal vemos cómo ambos son una forma magnífica, privilegiada de practicar la misericordia con nuestros hermanos. En efecto: vivimos en un mundo golpeado por el pecado, por  la impiedad, por la indiferencia religiosa, por la desesperanza, el egoísmo, la crueldad,  la guerra y el odio. Y los ministros sagrados estamos llamados a derramar sobre el mundo el agua viva de la fe en la inmensidad del amor de Dios, y el bálsamo de su gracia sanante y vivificante en las almas de  las gentes abrumadas por el peso del pecado y de tantos males que de allí  han brotado.

Estamos llamados a ser instrumentos de la misericordia de Dios, más aún, a ser misericordiosos como Dios Padre!  Y ¡qué mayor obra de misericordia que llevar la luz de la fe a un alma que vive en las tinieblas del desconocimiento de Dios, y  el alivio del amor de Dios a una persona adolorida por las consecuencias del pecado! ¡Qué mejor alimento para una persona que tenga hambre de vida que la Eucaristía! ¡Que labor tan hermosa, mis queridos hermanos la del diacono, el presbítero y el obispo, dedicados totalmente al servicio de los seres humanos, especialmente de los pobres, para hacer reinar en el mundo el amor de Dios y la caridad , la solidaridad, la fraternidad y la convivencia social.

En esta solemne Eucaristía damos gracias a Dios, que ha querido hacerse presente en el mundo a través del humilde ministerio pastoral de aquellos que El mismo ha llamado.  Y vemos la respuesta  de amor al Señor y a la Iglesia por parte de estos  futuros diáconos, que movidos por su gran amor  a Dios y a los hermanos, se comprometen a servir para siempre a la Arquidiócesis de Caracas, a la cual  quieren dedicar todas sus vidas, desde ahora hasta su último aliento, para hacer presente el inmenso don de la resurrección de Cristo y de su vida nueva en medio de nosotros, para ser instrumentos de la misericordia divina, y testigos valientes y fieles de que Jesús es el Señor, el Hijo de Dios hecho hombre por nuestra causa y para nuestra  salvación.

Ustedes, queridos futuros diáconos, se comprometen para siempre al servicio de Dios y de su santa Iglesia, en una entrega total, que  implica la consagración religiosa  a Dios, nuestro Señor, la vivencia del amor total al Señor en la renuncia al matrimonio, y el servicio a sus hermanos, especialmente, a los más pobres. Es conveniente que reflexionemos sobre esos elementos de su entrega.

Compromiso religioso

En primer lugar, yo quiero subrayar una vez más, debido al secularismo que nos rodea y nos contamina, que los diáconos, presbíteros y obispos, escogidos del pueblo para servir al pueblo en lo que tiene que ver con Dios, como dice la carta a los Hebreos, nos consagramos al servicio del Señor para glorificarlo con nuestras acciones y alabanzas, para  la evangelización, para el culto, para la predicación, para el servicio de la caridad,  y para administrar a los fieles los sacramentos del Señor. Como he dicho en otras ocasiones, este es un compromiso religioso al servicio de Dios, de nuestra Santa Religión y para que el mundo viva. El aspecto espiritual, sobrenatural, teologal, trascendental, en fin, religioso, es central en el ministerio diaconal y sacerdotal.

Contemplar la gloria del Señor fue una experiencia invalorable para los apóstoles. Por eso lo siguieron y se identificaron plenamente con El, Es precisamente lo que nosotros los cristianos, pero sobre todo los llamados a ser sus ministros, sus testigos e instrumentos de su misericordia, debemos hacer. Vivir, por la acción del Espíritu Santo,  con un intenso amor a Dios y al Padre celestial Es muy importante que así lo comprendan mis futuros diáconos y todos los seminaristas,  y que con esa conciencia vivan su consagración al Señor con una profunda vida espiritual, en actitud religiosa de oblación, de acogida de la gracia, para  ser mensajeros y  comunicadores  de la salvación de Cristo para sus hermanos, para ser liturgos del pueblo, maestros de oración, testigos del amor de Dios y de  los dones sobrenaturales de Cristo Redentor.

AL SERVICIO DE LOS POBRES


Los diáconos se comprometen al servicio de la Iglesia, de manera especifica para el servicio de los pobres en el campo de la caridad. Están especialmente pero no exclusivamente, dedicados a las obras de misericordia corporales. Quiero subrayar este aspecto, pues es determinante en la vida del Señor Jesús, cuya presencia se anuncia porque “los pobres son evangelizados”. La Iglesia, y particularmente los ministros del altar, debemos estar siempre al servicio de todos, pero especialmente de los más pobres, tal como nos lo enseña el Señor, y como ha sido la tradición viva de la Iglesia en el curso de la historia. Hoy, en Caracas, nosotros la gente de la Iglesia,  debemos esforzarnos más y más por hacernos más presente entre los pobres. Para evangelizarlos, para llevarles los dones sobrenaturales; pero también para asistirlos,  para abrazarlos con el amor generoso y desprendido de Cristo, para ayudarlos mediante la acción social de asistencia, promoción y denuncia.

Por ello es muy importante en los obispos, presbíteros y diáconos, la sintonía con Jesús pobre para los pobres, y  la  práctica   de  la pobreza evangélica: desprendimiento, desinterés por el dinero, por las cosas materiales, por las comodidades, disponibilidad para el servicio en cualquier parte. Por ello el Seminario debe formar a  nuestros seminaristas para que sean  hombres sacrificados,  recios, de fortaleza espiritual, de pobreza evangélica, generosos, austeros, dispuestos siempre a ir adonde se encuentran nuestros fieles. Estos están en todas partes: en los ambientes más favorecidos, pero también en los ambientes más necesitados. Y allí debe estar el sacerdote: en las periferias, como dice el Papa Francisco,  porque el sacerdote debe estar allí donde están los fieles. Y la mayoría de nuestros fieles están precisamente en los barrios populares. Por eso de las seis parroquia que he podido crear en estos diez años en Caracas, cuatro están ubicadas en zonas  populares Por eso también  quiero insistir en la necesidad de que todos los católicos de Caracas redoblemos nuestros esfuerzos y nuestras labores de acción social en medio de los pobres.

CONSAGRADOS  A DIOS EN EL CELIBATO SAGRADO


Al consagrase al Señor en el diaconado, nuestros hermanos asumen también voluntariamente, el compromiso de consagrar su corazón de manera total a Dios, en la renuncia voluntaria, por amor a Dios y a la Iglesia,  al sagrado matrimonio.  Dios ha querido hacerlos objeto de su amor privilegiado, para que el mundo pueda ver en ellos, de manera especial, el rostro amoroso de Nuestro Señor Jesucristo. Ellos reciben  ese don  con plena libertad, luego de varios años de reflexión y de formación. Es una acogida del inmenso amor de Dios, que los ha llamado a la práctica de la castidad perfecta y  a compartir así el estilo mismo de vida de Cristo y de muchísimos apóstoles y santos a través de la historia...  Por eso hablamos del celibato sagrado, es decir, religioso  pues este  no es una soltería egoísta ni  lejana de los seres humanos, sino una entrega total del corazón a Dios para dar testimonio de su amor en medio del pueblo. El celibato es un don, un tesoro, una joya de la Iglesia. Es identificarnos con Jesucristo para dar testimonio de los nuevos tiempos de la resurrección, y de la inmensidad del amor de Dios a los hombres. Y así lo han entendido ellos. Es preciso que su respuesta a esa manifestación del amor de Dios, sea también una respuesta de amor fiel, de generosidad, de compromiso responsable y serio. No podemos tener vacilaciones  ni vivir en la ambigüedad. Y para asumir ese compromiso esa entrega generosa, ellos se han preparado,  y lo asumen libre3 y voluntariamente, confiando también en la gracia de Dios, sabiendo que no es posible asumir el celibato sin una vida virtuosa,  a pesar de estar en medio de un mundo materialista y erotizado.

CONCLUSIÓN

Continuaremos ahora nuestra sagrada celebración, con el rito de la ordenación diaconal. Vamos a pedirle a Dios intensamente por estos siete hombres que han dado este paso, con plena conciencia y libertad, decididos a dar su vida por amor a Jesús. Que el Señor los colme de la gracia de un amor vivo y encendido, permanente y creciente, durante toda su existencia, para que sean santos y felices, y así hagan presente el amor, y la luz, y la vida y la alegría de Cristo en medio de nosotros. Que sean  fieles al llamado recibido, para que vivan a fondo su consagración al servicio de Dios y de nuestra Iglesia caraqueña.

Oremos también  intensamente por nuestros seminaristas de Venezuela y de Caracas, y muy especialmente por  el aumento de las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. Pidámoslo con insistencia al Señor, pues es la mayor necesidad de nuestra Iglesia.  Encomendemos estas intenciones  a la protección maternal de Nuestra Señora de Coromoto.  





VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.