martes, 31 de diciembre de 2013

Cardenal Urosa invitó a Renovar la Fe y Seguir a Jesucristo en el 2014, en Mensaje de Fin de Año


“Los invito a sentir el gozo de pertenecer al Pueblo Santo de Dios".
************************
El Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Savino, invitó a los venezolanos a renovar la fe cristiana y escuchar las palabras de Jesucristo “autor y fuente de la felicidad”, en el venidero año 2014. 
Caracas, 31 de diciembre de 2013.- Mediante un comunicado que se dio a conocer este 30 de diciembre, el Cardenal Urosa exhortó a los venezolanos a mantener la unidad y cercanía con Dios para vencer las adversidades y “superar el dolor del fracaso, de la enfermedad y de la muerte”, al tiempo que invitó "a sentir el gozo de pertenecer al Pueblo Santo de Dios, que es nuestra santa Iglesia Católica”.

Ser Instrumentos de Paz

Recordó las palabras del Papa Francisco en las que puntualizó la fraternidad como elemento fundamental para lograr la paz mundial, e invitó a vivir como hermanos y a trabajar permanentemente por la paz, y pidió a Dios por el éxito de los planes del Gobierno para controlar la delincuencia.
Por otra parta, llamó a “orar con mucho fervor” por la beatificación del Venerable doctor José Gregorio Hernández, indicando además, que el 26 de octubre de 2014 se celebrarán los 150 años de su natalicio y el único e indispensable requisito que falta para alcanzar su elevación a los altares, es la verificación de algún milagro verdadero realizado por Dios por la intercesión de este médico venezolano que va rumbo a los altares.
El Primado de la Iglesia en Venezuela, también invitó a quienes conozcan de la existencia de un milagro del doctor José Gregorio Hernández para que envíen información al Obispo Auxiliar de Caracas Monseñor Fernando Castro, en el Palacio Arzobispal, Apartado 954, Caracas 1010 A., o en la oficina de la Vicepostulación, en la Iglesia de La Candelaria. Finalmente indicó que esta oficina dispone de un correo electrónico: causajosegregorio@gmail.com, mediante el cual también se pueden enviar estas informaciones.
**************** 
COMUNICADO
***************
Cardenal Jorge Urosa Savino, Arzobispo de Caracas
A los venerables sacerdotes, a los diáconos y miembros de institutos de vida consagrada, y a todos los fieles de nuestra Arquidiócesis de Caracas:
Mis queridos hermanos: Todos queremos un nuevo año 2014 muy feliz. Es natural, pues la felicidad es uno de los anhelos vitales más arraigados en nuestros corazones, y esto porque Dios nos ha creado precisamente para que seamos felices. En efecto, amadísimos hermanos. Dios es la suma felicidad, y nos creó a su imagen y semejanza. Para que seamos felices envió Dios al mundo a Jesús, su Hijo eterno hecho hombre. Para eso Jesús murió en la cruz, venciendo así al demonio, al mal, al pecado y a la muerte. Y para que seamos felices Jesús resucitó, abriéndonos así las puertas del cielo, y dándonos la posibilidad de compartir su gloriosa resurrección.
ACERQUÉMONOS A DIOS
Muchas veces pensamos que la felicidad se consigue con el dinero, con el poder, con los placeres, con la satisfacción de nuestros deseos, caprichos y hasta malas pasiones. Pero no es así. El mismo Jesús nos indicó cuál es la vía hacia la verdadera felicidad. El gozo, la serenidad, la paz y la felicidad sólo se consiguen por el camino del bien y del amor y, concretamente, escuchando y cumpliendo la Palabra de Dios. Escuchemos a Jesús en el Evangelio de San Lucas: “Felices los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen” (Lc 11, 28).
Al comenzar este año los invito, pues, mis queridos hermanos, a renovar nuestra fe y nuestra decisión de seguir a Jesucristo, autor y fuente de la felicidad. Los invito a escuchar su Palabra, que es Palaba de vida eterna (Jn 6, 68), y a cumplirla, como lo hizo la Santísima Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra (Lc 1, 38). Cumplamos los Diez mandamientos de la Ley de Dios, que son las señales que nos indican la vía hacia la felicidad. Recordemos la profunda, grave y realista enseñanza de San Pablo: “el salario del pecado es la muerte; el don de Dios es la Vida eterna, en Jesucristo Nuestro Señor” (Ro 6,23).
Unidos a Dios seremos capaces de vencer las adversidades y de superar incluso el dolor del fracaso, de la enfermedad y de la muerte. Los invito a sentir el gozo de pertenecer al Pueblo Santo de Dios, que es nuestra santa Iglesia Católica. Especialmente, invito a los jóvenes a acoger a Cristo como su líder, su maestro, su modelo, pues El, que se entregó a la muerte para que nosotros tengamos vida plena y eterna, no nos defrauda y nos abre el verdadero camino hacia la felicidad.
SEAMOS INSTRUMENTOS DE PAZ
El Papa Francisco, en su mensaje para la Jornada Mundial de la Paz en este año 2014, nos señala la fraternidad como elemento fundamental para lograr la paz. De manera particular, los invito, pues, a vivir como hermanos y a trabajar permanentemente por la paz: en el seno de cada familia, en la comunidad, en el trabajo, en la vida social y política. En particular oremos y trabajemos por el cese de la delincuencia, sobre todo, de la violencia asesina, y para que los planes del Gobierno para derrotarla mejoren y tengan éxito. Oremos porque los dirigentes de los diversos sectores de la vida social y política hagan el esfuerzo permanente de dialogar, a fin de que se puedan resolver los serios problemas de diverso orden que tenemos actualmente en Venezuela.
En otro orden de ideas: este año, en concreto, los exhorto a orar con mucho fervor por la beatificación del Venerable Dr. José Gregorio Hernández. El 26 de octubre de 2014 celebraremos los 150 años de su natalicio. Recordemos que el único e indispensable requisito que falta para alcanzar su elevación a los altares es la verificación de algún milagro verdadero realizado por Dios por la intercesión de José Gregorio. A quienes tengan conocimiento de un posible milagro los invito a enviar información completa y precisa al Vicepostulador de la Causa, Mons. Fernando Castro A., Obispo Auxiliar de Caracas, en el Palacio Arzobispal, Apartado 954, Caracas 1010 A. O en la oficina de la Vicepostulación, en la Iglesia de la Candelaria. También disponemos de un correo electrónico (causajosegregorio@gmail.com) donde pueden enviar la información.
CONCLUSION
Con profunda esperanza en Dios, en cuyas manos están las vidas de los hombres y de los pueblos, iniciemos este nuevo año 2014 con el propósito de ir por el auténtico camino de la felicidad, que es la vivencia de nuestra fe. Acompañemos nuestros saludos de año nuevo con la determinación de llevar apoyo, consuelo, alegría y paz a todos los en este año 2014 entren en contacto con nosotros. Seamos siempre instrumentos de paz. 
Acerquémonos a Dios, verdadera fuente de la felicidad, con la práctica religiosa, especialmente la Misa Dominical, y la recepción frecuente de los sacramentos de la Reconciliación y la Sagrada Comunión. Pongamos en las manos amorosas de Santa María de Coromoto, Madre de Dios, nuestras intenciones y esperanzas por la paz de todos los venezolanos.
Con mis votos al Señor por su paz y felicidad en ese año 2014, les imparto mi afectuosa bendición episcopal. “Gloria a Dios en el Cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor” (Lc 2,14).
 ¡Feliz Año para todos, mis queridos hermanos!
Caracas, 29 de diciembre de 2013
+JORGE L. UROSA SAVINO,
CARDENAL AZOBISPO DE CARACAS

viernes, 27 de diciembre de 2013

Iglesia entregó regalos a niños del Hospital “J. M. de los Ríos”



Monseñor Tulio Ramírez informó que la actividad fue una muestra del afecto que la Arquidiócesis de Caracas siente por los más desvalidos y, en nombre del Niño Dios y del propio Cardenal Urosa que también está convaleciente, compartió con decenas de niños que por motivos de salud recibieron la Navidad en las distintas áreas de este centro médico.

Ramón Antonio Pérez
@GuardianCatolic

Caracas, 26 de diciembre de 2013.- Monseñor Tulio Luis Ramírez Padilla realizó este 25 de diciembre una visita al Hospital “J. M. de los Ríos” de esta ciudad, para llevarles a más de setenta niños allí recluidos en nombre del Cardenal arzobispo Jorge Urosa Savino, un mensaje de solidaridad y hermandad propio de esta época, y recordarles que los festejos por el Nacimiento del Niño Jesús también les pertenece.

El Obispo Auxiliar de Caracas estuvo acompañado por el Padre Nicola Villano y un grupo de estudiantes de los seminarios “Redemptoris Mater” y “Santa Rosa de Lima”, quienes realizaron una importante labor de motivación y evangelización.

“Fueron sensibilizados los padres y demás familiares en cuanto a la importancia de que los niños reciban los sacramentos, la Primera Comunión para los más grandes y el Bautismo para los más chicos. Pero esta misión nos dejó una honda experiencia acerca de lo que padecen nuestros hermanos en medio de la pobreza y el dolor”, dijo.

La actividad permitió, además, la oportunidad de cantar aguinaldos, compartir y rezar con los niños enfermos y sus familiares, muchos de ellos procedentes de todo el país.

“A pesar de recuperarse de sus afecciones y dolencias, o esperar ser operados y algunos hasta enyesados, sin embargo mostraron rostros muy risueños y esperanzadores. Sus ojos transmitían mucha emoción, y recibieron con alegría los regalos que tradicionalmente hace en este centro médico el Cardenal Urosa”, dijo.

Bautizo de Yuliana

El Obispo Auxiliar de Caracas le confirió el bautizo a una niña de nombre Yuliana. “Es una niña de tres meses de nacida que estaba muy delicada, y su madre junto a otros familiares se acercó para pedir que la bautizara”, refirió Monseñor Ramírez.

Explicó que en esta situación, por ser un caso de emergencia, un médico de guardia fungió de padrino y la partida de bautizo se tramitará en la parroquia Catedral.

Resaltó que fueron recibidos de buenas maneras por el personal de este centro de salud. “A los médicos, enfermeras, funcionarios de seguridad y demás empleados, reiteramos nuestro agradecimiento en nombre de la Arquidiócesis de Caracas”.


“Nos acompañaron con gran apertura por la actividad, y se interesaron mucho por la salud del Cardenal Urosa, de quien les entregamos sus saludos y bendiciones. Espiritualmente, nuestro Arzobispo de Caracas siempre estuvo presente en cada regalo, en cada enfermo y en cada gesto de alegría de los niños que los recibían”, finalizó. 

miércoles, 25 de diciembre de 2013

Francisco Denuncia el drama de los niños soldados y la violencia en Siria y Tierra Santa


VIDEO
Casi cien mil personas desafiaron al frío de la Navidad en la Plaza de San Pedro, según reportan las agencias de información presentes en el lugar. 
A las doce en punto de este 25 de diciembre, el Papa Francisco salió al balcón la plaza de San Pedro, el mismo rincón desde el que hace nueve meses se presentó al mundo como el Papa "que vino del fin del mundo", para felicitar las fiestas y bendecir "a la ciudad y al mundo".
La primera bendición "Urbi et Orbi" de Bergolio -únicamente en italiano- estuvo acompañada por miles de fieles, cuya presencia se prolongaba por la Via della Conziliazione. Francisco apareció feliz para escuchar los himnos de Italia y el Vaticano."Buenos días, Feliz Navidad", arrancó entre aplausos, en un mensaje al que no siguió la tradicional bendición en varios idiomas, y es que Bergoglio, obispo de Roma, utilizó únicamente el italiano.
"Invito a cada hombre, a cada mujer, que espera por un mundo mejor, que se preocupa de los otros, tratando de hacer humildemente su propio deber", arrancó el pontífice, a dar "gloria a Dios porque es bueno, fiel, misericordioso", sobre todo "con una vida entregada por amor a él y a sus hermanos".
Y una petición de paz, de la de verdad, que "no es un equilibrio de fuerzas opuestas, no es una pura fachada que esconde luchas y divisiones. La paz es un compromiso del día a día, es una paz artesana, que se lleva adelante con el don de Dios, con la gracia que nos ha dado Jesucristo".
"Mirando al niño en el pesebre -prosiguió el Papa-, pensamos que en los niños que son las víctimas más vulnerables en las guerras. Y también en los ancianos, las mujeres maltratadas, en los enfermos. La guerras destrozan, hieren tantas vidas, demasiadas. Demasiadas han destrozado en los últimos tiempos el conflicto en Siria, fomentando odio y venganza". Refiriéndose al drama de aquel país, pidió oraciones "al amado pueblo sirio, para que le quite sufrimiento"
Una oración para la que agradeció a "creyentes de todas las confesiones religiosas". "No perdamos nunca el poder de la oración, el valor de pedir al Señor que conceda la paz a a Siria y al mundo entero", apuntó el Papa, que quiso sumar "también a los no creyentes. Todos unidos en la oración, o con el deseo, pero todos unidos por la paz"

"Dónanos la paz. También en la República Centroafricana, a menudo olvidada por los hombres", prosiguió el Papa, quien denunció cómo en aquel rincón del mundo "muchas personas carecen de agua o el mínimo indispensable para vivir". También en Sudán o en Nigeria.
"Tú, Príncipe de la paz, convierte el corazón de los violentos para que depongan las armas y se emprenda la via del diálogo", continuó Bergoglió, quien pidió a Dios que bendiga "las negociaciones entre israelíes y palestinos", y proteja " a cuantos sufren persecución por tu nombre".
"Reconforta a los refugiados, especialmente en el cuerno de África, en el este del Congo. Haz que los inmigrantes que buscan una vida digna encuentren acogida y ayuda. Que tragedias como las que hemos visto este año, con numerosos muertos en Lampedusa, nunca vuelvan a ocurrir".
Casi al final de su intervención, Francisco clamó contra la trata de seres humanos.

"Que se den cuenta de la gravedad de este delito contra la humanidad. Dirige tu mirada sobre tantos niños secuestrados, heridos asesinados en los conflictos armados, que se ven obligados a convertirse en soldados, a los que roban la infancia".
"Señor: mira a nuestro planeta, que a menudo la codicia y el egoísmo de los hombres explota de modo discriminado. Asiste y protege a cuantos son víctimas de desastres naturales, sobre todo al querido pueblo filipino, gravemente afectado por el reciente tifón", culminó el Papa.
En este mundo sufriente, añadió, "hoy ha nacido el Salvador, que es Cristo el Señor. No pasemos de largo ante el niño de Belén. Dejemos que nuestro corazón se conmueva. No tengamos miedo de que nuestro corazón se conmueva. Tenemos necesidad de que se conmueva nuestro corazón. Dejemos que se caliente con la ternura de Dios. Tenemos necesidad de las caricias de Dios Las caricias de Dios no duelen, nos dan calor y fuerza".
"Dios es grande en el amor. Dios es paz. Pidamos que nos ayude a construir cada día en nuestro mundo, en nuestra familia, en nuestro mundo entero la paz. Dejémonos conmover por la bondad de Dios".

Texto completo del Mensaje Urbi et Orbi del Papa Francisco
«Gloria a Dios en el cielo,
y en la tierra paz a los hombres que Dios ama » (Lc 2,14).
Queridos hermanos y hermanas de Roma y del mundo entero, ¡feliz Navidad!
Hago mías las palabras del cántico de los ángeles, que se aparecieron a los pastores de Belén la noche de la Navidad. Un cántico que une cielo y tierra, elevando al cielo la alabanza y la gloria y saludando a la tierra de los hombres con el deseo de la paz.
Les invito a todos a hacer suyo este cántico, que es el de cada hombre y mujer que vigila en la noche, que espera un mundo mejor, que se preocupa de los otros, intentado hacer humildemente su proprio deber.
Gloria a Dios.
A esto nos invita la Navidad en primer lugar: a dar gloria a Dios, porque es bueno, fiel, misericordioso. En este día mi deseo es que todos puedan conocer el verdadero rostro de Dios, el Padre que nos ha dado a Jesús. Me gustaría que todos pudieran sentir a Dios cerca, sentirse en su presencia, que lo amen, que lo adoren.
Y que todos nosotros demos gloria a Dios, sobre todo, con la vida, con una vida entregada por amor a Él y a los hermanos.
Paz a los hombres.
La verdadera paz no es un equilibrio de fuerzas opuestas. No es pura "fachada", que esconde luchas y divisiones. La paz es un compromiso cotidiano, que se logra contando con el don de Dios, con la gracia que nos ha dado en Jesucristo.
Viendo al Niño en el Belén, pensemos en los niños que son las víctimas más vulnerables de las guerras, pero pensemos también en los ancianos, en las mujeres maltratadas, en los enfermos... ¡Las guerras destrozan tantas vidas y causan tanto sufrimiento!
Demasiadas ha destrozado en los últimos tiempos el conflicto de Siria, generando odios y venganzas. Sigamos rezando al Señor para que el amado pueblo sirio se vea libre de más sufrimientos y las partes en conflicto pongan fin a la violencia y garanticen el acceso a la ayuda humanitaria. Hemos podido comprobar la fuerza de la oración. Y me alegra que hoy se unan a nuestra oración por la paz en Siria creyentes de diversas confesiones religiosas. No perdamos nunca la fuerza de la oración. La fuerza para decir a Dios: Señor, concede tu paz a Siria y al mundo entero.
Concede la paz a la República Centroafricana, a menudo olvidada por los hombres. Pero tú, Señor, no te olvidas de nadie. Y quieres que reine la paz también en aquella tierra, atormentada por una espiral de violencia y de miseria, donde muchas personas carecen de techo, agua y alimento, sin lo mínimo indispensable para vivir. Que se afiance la concordia en Sudán del Sur, donde las tensiones actuales ya han provocado víctimas y amenazan la pacífica convivencia de este joven Estado.
Tú, Príncipe de la paz, convierte el corazón de los violentos, allá donde se encuentren, para que depongan las armas y emprendan el camino del diálogo. Vela por Nigeria, lacerada por continuas violencias que no respetan ni a los inocentes e indefensos. Bendice la tierra que elegiste para venir al mundo y haz que lleguen a feliz término las negociaciones de paz entre israelitas y palestinos. Sana las llagas de la querida tierra de Iraq, azotada todavía por frecuentes atentados.
Tú, Señor de la vida, protege a cuantos sufren persecución a causa de tu nombre. Alienta y conforta a los desplazados y refugiados, especialmente en el Cuerno de África y en el este de la República Democrática del Congo. Haz que los emigrantes, que buscan una vida digna, encuentren acogida y ayuda. Que no asistamos de nuevo a tragedias como las que hemos visto este año, con los numerosos muertos en Lampedusa.
Niño de Belén, toca el corazón de cuantos están involucrados en la trata de seres humanos, para que se den cuenta de la gravedad de este delito contra la humanidad. Dirige tu mirada sobre los niños secuestrados, heridos y asesinados en los conflictos armados, y sobre los que se ven obligados a convertirse en soldados, robándoles su infancia.
Señor, del cielo y de la tierra, mira a nuestro planeta, que a menudo la codicia y el egoísmo de los hombres explota indiscriminadamente. Asiste y protege a cuantos son víctimas de los desastres naturales, sobre todo al querido pueblo filipino, gravemente afectado por el reciente tifón.
Queridos hermanos y hermanas, en este mundo, en esta humanidad hoy ha nacido el Salvador, Cristo el Señor. No pasemos de largo ante el Niño de Belén. Dejemos que nuestro corazón se conmueva, se enardezca con la ternura de Dios; necesitamos sus caricias. El amor de Dios es grande; a Él la gloria por los siglos. Dios es nuestra paz: pidámosle que nos ayude a construirla cada día, en nuestra vida, en nuestras familias, en nuestras ciudades y naciones, en el mundo entero. Dejémonos conmover por la bondad de Dios.
Saludo navideño del Papa Francisco
A todos ustedes, queridos hermanos y hermanas, venidos de todas partes del mundo a esta Plaza, y a cuantos desde distintos países se unen a nosotros a través de los medios de comunicación social, les deseo Feliz Navidad. En este día, iluminado por la esperanza evangélica que proviene de la humilde gruta de Belén, pido para todos ustedes el don navideño de la alegría y de la paz: para los niños y los ancianos, para los jóvenes y las familias, para los pobres y marginados. Que Jesús, que vino a este mundo por nosotros, consuele a los que pasan por la prueba de la enfermedad y el sufrimiento y sostenga a los que se dedican al servicio de los hermanos más necesitados. ¡Feliz Navidad!

martes, 24 de diciembre de 2013

Cardenal Urosa: "El diálogo debe materializarse en acciones apegadas a la ley"




En una entrevista realizada por el periodista Juan Francisco Alonso, y que publica este 24 de diciembre el Diario El Universal de Caracas, el Cardenal Jorge Urosa Savino denuncia la tendencia frívola que busca igualar a la Navidad con el Carnaval y llama a los venezolanos a recuperar el sentido religioso de la fecha.


“Que los venezolanos abramos auténticamente nuestro corazón al mensaje de salvación, de elevación y de felicidad de Dios” y que “entendamos que la felicidad no se consigue con los reales ni con el poder ni con los placeres sino cumpliendo su palabra”. Estas son algunas de las peticiones que el Cardenal Jorge Urosa Savino le formuló al Niño Jesús, cuyo nacimiento estamos por celebrar.

En víspera de Nochebuena, el arzobispo de Caracas, quien se recupera de una intervención quirúrgica en la espalda que lo ha tenido parcialmente alejado de la palestra pública, recibió a El Universal para hacer un balance de lo ocurrido en este 2013 que está por terminar, en particular la reunión que la semana pasada sostuvieron el presidente Nicolás Maduro y gobernadores y alcaldes opositores; y para anunciar algunas de las iniciativas que pondrá en marcha la Iglesia católica en 2014, para festejar los 150 años del Natalicio del doctor José Gregorio Hernández.

-¿Cómo evalúa este año que está por terminar?

-Ha sido un año muy agitado en primer lugar por el acontecimiento de la muerte del presidente Hugo Chávez, luego por la situación política que se generó a partir de eso, las elecciones presidenciales y las recientes municipales. Ha sido un año políticamente muy agitado, con aspectos positivos y negativos. Desde el punto de vista de la Iglesia ha sido un año completamente singular, especialísimo por la renuncia del papa Benedicto XVI y la inesperada elección del papa Francisco, porque no figura en las quinielas de los periodistas europeos que pretenden dirigir la votación del Cónclave.

-Este año comenzó con el nuevo acercamiento que el Gobierno sostuvo con la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV). Sin embargo, hasta ahora no sabemos que eso se haya traducido en algún resultado concreto. ¿Qué tal ha marchado ese proceso?

-Monseñor Diego Padrón, presidente de la CEV, está encabezando ese movimiento de diálogo, el cual considero ha sido un gran paso hacia adelante. La visita del presidente Maduro al Papa fue otro gesto importante y creo que vamos en la dirección correcta, aunque no a la velocidad que quisiéramos.

El camino para la solución de los problemas de Venezuela está en el diálogo entre los diversos sectores de la sociedad. El diálogo Gobierno-Iglesia es una parte, pero el panorama sociopolítico y económico de Venezuela exige que haya un diálogo mucho más profundo, directo, continúo y efectivo entre todos los sectores de la sociedad. Por supuesto en este campo juega un papel muy importante la actitud que tenga el Gobierno. Sería una soberbia absurda pensar que un sólo sector va a resolver los problemas. Ojalá sigamos en esa misma línea, nosotros los obispos estamos abiertos y trabajando por el diálogo.

-La semana pasada ocurrió otro gesto sin precedentes hasta ahora: El presidente Maduro se reunió con los gobernadores y alcaldes opositores, quienes pudieron expresarle sus quejas, denuncias y plantearles peticiones. No obstante, hay quienes temen que esto no se quede más que en una foto. ¿Qué cree usted?

-A mí me parece muy positivo que se haya dado esa reunión en la que sin claudicar nadie en sus posiciones políticas hubo un acercamiento. Esto es una superación, al menos temporal, de la política de enfrentamiento. Yo espero que esto se concrete en un cambio de actitud. Tiene que haber el reconocimiento de las otras personas y el reencuentro, pero el diálogo no puede quedarse en una reunión sino que debe concretarse en cosas para todas las gobernaciones y alcaldías.
-¿Diálogo no es sólo sentarse a hablar?

-Exactamente, el diálogo se debe concretar en acciones, pero esas acciones deben estar en sintonía con la Constitución, porque los venezolanos solemos ser poco atentos al marco legal, lo cual es un gravísimo error. El Gobierno es el primero que está obligado a cumplir y hacer cumplir la Constitución. Y nosotros debemos estar muy atentos a esto.

-Precisamente a raíz de este diálogo el tema de los presos políticos, que ustedes desde la CEV tantas veces han enarbolado, ha vuelto a la palestra e incluso autoridades como el ministro del Interior, Miguel Rodríguez Torres, han admitido que se está estudiando y no descartaron que personas como el comisario Iván Simonovis sea liberado.

-Celebro haya personas del Gobierno que estén hablando de esto como el ministro Rodríguez Torres, porque se atiende a un clamor de grandes sectores del país al que el Episcopado se ha sumado desde hace muchos años. Nosotros de manera recurrente hemos insistido en que haya medidas de gracia. ¿Cuál tipo de medida? Uno no puede determinarlo, pero en la Constitución y en las leyes hay distintos tipos que pueden y deben aplicarse en aquellos casos donde no cabe duda que el factor político ha jugado un papel en la situación en que están algunos compatriotas. Espero que esto se pueda concretar a la brevedad no solamente para el comisario Simonovis sino para otras personas.

-¿Por qué algo tan normal como que dos personas que piensan distinto se sienten a hablar en este país se ha vuelto algo tan difícil? ¿Por qué se ha vuelto en un tema tabú?

-No quisiera entrar mucho en detalle, porque se levantarían ampollas, pero el hecho es que tal como vamos no podemos seguir. En una línea de enfrentamiento y exclusión del que no piensa como yo, en una especie de Apartheid político, no podemos seguir. En estos días que tanto se ha hablado de Nelson Mandela (el expresidente de Sudáfrica), debido a su fallecimiento, sería bueno que todos revisáramos su vida y aprender de su legado.

-Pasando al plano eclesiástico en 2013 se registró un hecho no visto en seis siglos, la renuncia de un Pontífice; y otro inédito: La elección de un latinoamericano como Obispo de Roma. Desde que fue elegido Francisco ha sido noticia casi a diario y hay quienes creen que dará un giro radical a la Iglesia. ¿Qué vislumbra usted?

-El Papa le está dando un nuevo aire, un nuevo impulso hacia la renovación interior. Porque el Papa insiste mucho en la santidad personal. El Papa es un hombre sencillo, que busca el encuentro y práctica la misericordia.

-Una de las últimas medidas que el Papa ha tomado y que ha dado mucho de qué hablar es la convocatoria de un Sínodo sobre la Familia para 2014 y su petición a las distintas conferencias episcopales para que respondan unos cuestionarios sobre este asunto. ¿Cómo se va a aplicar esto en Venezuela?

-El papa Francisco acaba de escribir una exhortación apostólica muy hermosa, ágil y dinámica que se llama la "Alegría del Evangelio", en la que nos indica por dónde quiere que vaya la Iglesia. En ese documento se propone una renovación personal y fortalecer uno los aspectos más golpeados en el mundo que es la familia, porque todos nacemos en una familia. La consulta no es nueva, ella se hacía antes, lo que pasa es que el Papa decidió darle más fuerza en esta ocasión.

-¿O publicidad?

-Exacto. Nosotros aquí, en Caracas, vamos a hacer la consulta en enero para recoger los resultados y enviarlos a Roma en febrero. Se trata sobre todo de ver cómo se lleva estabilidad y consuelo a una familia muy movida. ¿Cómo recomponer las familias rotas?

-¿Con esta medida el Pontífice no reconoce que la familia tradicional no es la única y que hay que darle cabida a los otros modelos?

-La familia formada por una mamá, un papá y los hijos es el modelo permanente para la felicidad del ser humano y que no se aplique siempre es el problema. El problema no es el modelo sino las tendencias disgregadoras que hay en el mundo moderno. La gente prefiere ahora el dinero y las cosas materiales que a la familia. También hay una tendencia relativista, de acuerdo a la cual todo es bueno o malo según me guste o me convenga.

-Pero si el Papa pide información a los distintos episcopados sobre las familias y sus realidades es por algo. ¿No representa que quiere darle cabida en la Iglesia a los otros modelos, que busca acercarse a ellas?


-Por supuesto, pero eso siempre lo hemos hecho, lo que pasa es que el Papa quiere le pongamos más énfasis y eso es bueno. Pero el modelo tradicional familiar es bueno.


MONSEÑOR ADÁN RAMÍREZ: “Los Invito a Encontrar a Dios en esta Navidad”



IV DOMINGO DE ADVIENTO EN LA BASÍLICA "SANTA TERESA" DE CARACAS
En el preámbulo de la homilía, el sacerdote refirió que a lo largo de los cuatro domingos anteriores la Iglesia, a través de la Palabra de Dios, de los signos, los símbolos, y de la liturgia, “nos ha ayudado e invitado a preparar nuestro corazón para la celebración del misterio de la Encarnación y el Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo”.

Ramón Antonio Pérez
@GuardianCatolic
Fotos en: FACEBOOK
Caracas, 23 de diciembre de 2013.- Monseñor Adán Ramírez Ortiz, párroco de la Basílica “Santa Teresa” de Caracas, presidió este domingo 22 de diciembre la eucaristía correspondiente al IV Domingo de Adviento invitando a la feligresía a meditar sobre el significado del “Dios Cercano, el Dios con nosotros… un Dios que nos es lejano”.

 “Yo los invitaría a encontrar a Dios hoy”, pidió con gran convicción el párroco de Santa Teresa, al tiempo que exhortaba a cerrar sus ojos a los creyentes “para dejarse invadir por el misterio de Dios presente”.

Agregó que “muchas veces nosotros nos distraemos fácilmente. A veces celebramos una Navidad tristemente sin Jesús. Creemos que la Navidad son otras cosas (…) Pero sobre todo mis queridos hermanos, como creyentes, debemos hacer un gran esfuerzo en contemplar este misterio de un Dios que se hace cercano”, refirió.

“He traído para compartir con Ustedes una meditación que he hecho en estos días, sobre todo partiendo del hecho del nombre de Dios, Emanuel: Dios está con nosotros”, refirió Monseñor Ramírez Ortiz durante la homilía, al tiempo que de sus vestimentas religiosas extraía un documento con el que inició la meditación.

“Dios está con Nosotros…”

“No pertenece a una religión u otra. No es propiedad absoluta de los cristianos. Tampoco de los buenos. Es de todos sus hijos e hijas. Está con los que lo invocan y con los que lo ignoran pues habita en todo corazón humano, acompañando a cada uno con sus gozos y sus penas. Nadie vive sin su bendición”, narró en sus primeros párrafos.

“Dios está con Nosotros… Muchas veces no escuchamos su voz, no vemos su rostro. Su presencia humilde y discreta, cercana e íntima nos puede pasar inadvertida. Sino ahondamos en nuestro corazón, nos parecerá que andamos solos por la vida”.

“Dios está con nosotros…. ¡Él no grita! ¡No fuerza a nadie! Respeta siempre. Es nuestro mejor amigo. Nos trae hacia lo bueno, lo hermoso y lo justo. En él podemos encontrar la luz humilde y la fuerza vigorosa para enfrentarnos a la dulzura de la vida y al misterio de la muerte”.

“Dios está con nosotros… cuando nadie nos comprende, él nos acoge. En momentos de dolor y de presión nos consuela. En la debilidad y en la impotencia nos sostiene. Siempre nos está invitando a amar la vida, a cuidarla y hacerla mejor”.

“Mis queridos hermanos”, agregaba Monseñor Adán Ramírez, “Dios está con nosotros… Está en los oprimidos defiendo su dignidad y en los que luchan contra la opresión alentando sus esfuerzo; y en todos está llamándonos a construir una vida más justa y fraterna, más digna para todos empezando con los últimos”.

“Dios está con nosotros… Despierta nuestra responsabilidad y pone en pie nuestra dignidad. Fortalece nuestro espíritu para no terminar esclavos de ningún vicio y de nadie…. Está con nosotros salvando lo que nosotros podemos echar a perder”.

“Dios está con nosotros… Está en la vida y estará en la muerte. Nos acompaña cada día y nos acogerá en la hora final. También estará abrazando a cada hijo rescatándolo para vida eterna”.

“Dios está con nosotros… Esto es lo que celebramos los cristianos en la Fiesta de Navidad: creyentes, menos creyentes, malos creyentes y casi increyentes. Esta fe sostiene nuestra esperanza, pone en nuestra vida, su vida...".


Añadió que más que pensar en la Navidad debemos acoger a Cristo en nuestro corazón. “No se trata de pensar sino de acoger la paz, la vida, el amor y el perdón. Solo así podemos llegar a lo más íntimo de nuestro corazón que solo Dios y tú conocen”.

Monseñor Adán Ramírez también habló de la actitud de obediencia y respeto de San José, quien “recibió de parte de Dios dos grandes regalos: María y Jesús”, regalos que se entregaron de igual manera a la humanidad. 

La celebración se inició con el encendido de la cuarta vela en la Corona de Adviento, por parte de una familia de esta parroquia capitalina, siendo amenizada por el Ministerio de Música de la Parroquia Santa Teresa. Al culminar, la feligresía compartió un chocolate, que ya es tradición en las misas de aguinaldo de esta iglesia caraqueña.






***********************

viernes, 6 de diciembre de 2013

Parranda de San Pedro de Guarenas y Guatire Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

Los sanpedreños se llenan el rostro de betún para aparentar los negros de la época Foto: AVN
La madrugada de este jueves 5 de diciembre, la Parranda de San Pedro, tradición celebrada desde los tiempos de la esclavitud en los pueblos de Guatire y Guarenas, estado Miranda, fue reconocida de manera oficial como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, con lo cual se convierte en la segunda manifestación cultural venezolana en recibir este reconocimiento después de los Diablos Danzantes de Corpus Christi, en 2012. 
Texto: Ramón Antonio Pérez
@GuardianCatolic
Fotos: AVN
************************


En los años que van de 1.620 en adelante, la forma de vida de los moradores de la zona de Guarenas y Guatire, era la agricultura. En las haciendas de la zona el cultivo de algodón, caña de azúcar y la cría de ganado porcino y vacuno eran las principales fuentes de vida para el momento.

La explotación de las haciendas de cultivo, era efectuada por una mano de obra predominantemente esclava. Entre las plantaciones de mayor fuerza y prestigio se encontraba la Hacienda de San Pedro. En dicha hacienda regía la religión católica y, precisamente, San Pedro Apóstol, era el santo patrón. Estaba ubicada entre los límites de Guarenas y Guatire.

Según documentos que avalan la información que aquí expresada, los límites de la Hacienda de San Pedro han sido desde su fundación los siguientes:
• Por el Norte: limita con el antiguo camino que conduce a Guatire.
• Por el Sur: Con la Quebrada de Guarenas, el río de Caucagua; la naciente hacienda de Casarapa y la Hacienda Santa Cruz…Sin embargo, en la época actual, no es posible determinar si pertenece a Guarenas o Guatire.

Todavía es motivo de disputa territorial y las diferencias se han acrecentado por la explotación urbana y comercial que los terrenos han experimentado.

Cuenta la historia que una negra llamada María Ignacia, esclava de una de las haciendas vecinas de Santa Cruz de Pacairigua, hoy Guatire, contaba con la buena confianza de los patrones. Un día, su hija Rosa Ignacia, enfermó. Agotados los recursos de los brujos y curanderos, en medio de una gran desesperación, pidió ayuda a San Pedro Apóstol.

Como promesa al santo patrón, ofreció cantar y bailar si su hija superaba la terrible y desconocida enfermedad. El milagro se realizó y María Ignacia se dedicó a cumplirle la promesa a San Pedro Apóstol, todos los 29 de junio, bailando y cantando con su hija Rosa Ignacia en brazos.

¿Existió verdaderamente la esclava María Ignacia?...

Para algunos historiadores locales, ha sido imposible ubicar documentos que avalen su existencia. Otros en cambio sostienen que sí existen y se remiten a pruebas ubicadas en los libros parroquiales más antiguos de la ciudad de Guarenas.
Según el archivo Parroquial de la Catedral “Nuestra Señora de Copacabana”, en Guarenas, fue verídica la existencia de María Ignacia. Nació el 31 de julio de 1800 y fue bautizada el 11 de agosto de 1800 por el sacerdote Juan Antonio Díaz Argote. Era esclava del hacendado don Gabriel Blanco Uribe.

Las características de la parranda

En la medida en que la pSecuencia desde 2007 de romesa de María Ignacia se iba consolidando, los demás esclavos se incorporaban y hacían suyo el cumplimiento.

Los hombres, durante la observancia de la promesa, se vestían con levita y pantalones de color negro, el sombrero conocido como pumpá y alpargatas de cuero. Además, alrededor del cuello, se colocan un pañuelo de color amartillo o rojo, que simbolizaban a los partidos Liberales o Conservadores.

Mientras cantaban lo hacían con estrofas de protesta por el maltrato recibido de parte de los patrones. Zapateaban contra el suelo usando las cotizas de cuero y diciendo: “Con la cotiza dale patrón, vuélvelo polvo sin compasión”….

El San Pedro de Guarenas

Cuando muere María Ignacia, su fiel marido se viste de mujer y continúa con el pago de la promesa a San Pedro Apóstol. Luego, distintos hombres se han disfrazado de María Ignacia, cargando una muñeca que representa a su hija.

También forman parte de esta parranda:
1. El Abanderado. Es el encargado de dirigir la ruta por donde transitarán bailando.
2. El Cargador. Tiene la responsabilidad de transportar la imagen de San Pedro durante el recorrido de la parranda.
3. Los Tucusitos. Son dos niños vestidos de azul y rojo.
4. Los Sanpedreños. Son lo seguidores de la parranda que ataviados con cotizas debajo de las alpargatas, se encargan de bailar y contestar las estrofas de un cantante improvisador. 

En Guarenas, después de la misa solemne del 29 de junio, la parranda recorre las calles principales, y va de casa en casa, llevando la alegría a los vecinos de esta localidad mirandina.
La cámara edilicia de esta ciudad, con fecha 11 de abril de 1998, emitió una ordenanza dando la potestad de la parranda a la Asociación Civil Antonio Núñez. Es un homenaje a la familia descendiente de los Sanpedreños originarios, quienes conservaron la tradición durante más de un siglo, siendo en la actualidad el más representativo de sus miembros, el guarenero Pablo Núñez.

Foto: AVN
El guarenero Ramón Noria tiene más de 30 años haciendo el papel de la esclava María Ignacia
Foto: AVN

Foto: AVN

Foto: AVN

Foto: AVN

Foto: AVN

Foto: AVN



Foto: AVN

Foto: AVN

Foto: AVN

Foto: AVN

Foto: AVN

Foto: AVN

Foto: AVN

Foto: AVN

Foto: AVN

Foto: AVN

Foto: AVN

Foto: AVN

Foto: AVN

Foto: AVN

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.