martes, 17 de abril de 2018

"Camino de Emaú" al rescate de venezolanos: “¡Soy un hombre nuevo!”


 

Abr 17, 2018
José Manuel Mavares tiene actualmente 53 años de edad, de ellos vivió 25 sumergido en el “submundo” de las drogas y el alcohol en las más peligrosas calles de Caracas. La muerte de su progenitora lo indujo a una profunda tristeza que no podía manejar, dejándose llevar “por las emociones de rabia y desesperación”.
Un día conoció a las religiosas y laicos que trabajan en la “Casa de Acogida y Rehabilitación Padre Machado” quienes “le tendieron una mano amiga”. Ahora dice con orgullo: “¡soy un hombre nuevo!”, según narró para Aleteia, dando a conocer lo que “El Camino de Emaús” hizo en él desde que fue rescatado de las calles hace dos años.
“Después de la muerte de mi madre comencé a comportarme muy mal con mis seres queridos cuando vivía en San Agustín del Sur”, en Caracas. “Perdí a mi esposa y mis dos hijos, un varón y una hembra que ahora tienen 33 y 28 años”, narró Mavares.


CASA DE ACOGIDA
Fotos José Cohén

En proceso de reconciliación familiar

La Casa de Acogida “Padre Machado” funciona desde 2014 en El Valle, en Caracas. El Camino de Emaús es su programa social bandera, porque está dirigido al rescate de hombres que viven en situación de calle. Es implementado por las Hermanitas de los Pobres de Maiquetía, las Hermanas Compasionistas y de las Hermanas de Cristo Jesús quienes lo viven en comunidad. Un ejercicio de vida cristiana intercongregacional.
José Manuel dijo que desde su ingreso al centro fue sometido, como los demás internos, a las variadas e intensas terapias psíquicas, sociales y médicas que un equipo multidisciplinario les practica para superar sus patologías, miedos e inseguridades.
El propósito es reinsertarlos nuevamente a la sociedad, a los quehaceres cotidianos y en muchos casos reencontrarlos con sus familiares. “Reconozco que me siento un hombre nuevo, he aprendido a manejar mis emociones y la ansiedad. He logrado superar el consumo de los dos vicios que me estaban matando”, dijo José Manuel.


CASA DE ACOGIDA
Fotos José Cohén

El trabajo y la responsabilidad también caracterizan el proceso de reinserción social de este programa; por eso, dentro del establecimiento intercongregacional ejerce labores de portero, cargo obtenido por su buen comportamiento, y luego de superar las dificultades más notorias. Paralelo a ello, estudia 2° año de bachillerato, pero además, recibe clases de  teatro, deportes, clases bíblicas y de valores humanos.
Tal vez, la corona de este proceso que vive el señor Mavares sea el reencuentro familiar. “Actualmente estoy en proceso de reconciliación con mi esposa y mis hijos. Cada fin de semana me traslado hasta la que ha sido mi verdadera casa para compartir con ellos”.

Otra historia, otro rescate

El caso de Román Salinas, de 45 años de edad, es otra de las experiencias recogidas en la visita que Aleteia hizo al centro de acogida. Román fue víctima del consumo de estupefacientes, entre ellos el crack y la cocaína desde los 14 años, situación que lo obligó a tomar las calles por su “mal vivir”. 
Comentó que en reiteradas oportunidades estuvo privado de libertad en varios centros de reclusión del país, como Caracas, Margarita y el Rodeo en Guatire, por su adicción a las drogas. También apostaba a los caballos y era un empedernido jugador de envite y azar.
Ahora tiene 5 meses recluido en el centro, y siente que ha ido superando su dependencia a las sustancias psicotrópicas y al juego. Está encargado de preparar los alimentos a sus compañeros, y está convencido de que ha crecido como ser humano.
Román afirmó que aprovecha al máximo las oportunidades que le brinda el centro de acogida para salir adelante y recuperar también a su esposa y sus tres hijos. Está estudiando 1° y 2° año de bachillerato y los abogados adelantan sus presentaciones en los tribunales. “Doy gracias al Altísimo por mi recuperación como individuo”, indicó.

¿Qué es el Camino de Emaús?

Facebook Casa de Acogida y Rehabilitación Padre Machado
La hermana María de los Ángeles Perdomo (Hermanitas de los Pobres de Maiquetía), regente de la casa de acogida y rehabilitación, precisó que quieren ser un proyecto trascendente y carismático afincado en la gratuidad. Además del proyecto interno en la casa, salen a las calles y plazas semanalmente para contactar a través de un poco de comida, ropa y esperanza a los pobres. Luego invitan al centro a los más necesitados.
El Camino de Emaús está basado en la idea de renovar la vida de las personas desde su corazón interno, para que experimenten una vida llena de amor a Dios, de esperanza, de perdón, de servicio a los demás, de sanación física y emocional”, detalló. Tiene varias etapas que se pueden resumir así: el “camino de iniciación”, en la que reciben atención especializada durante tres o cuatro meses; el “camino de la transformación”, en el que asumen varias responsabilidades; y el “camino de la culminación”.
Para su ingreso indagan quién es la persona que llega al centro, si tiene familia o no, porque “la gran mayoría afirma que no tienen a nadie”. Luego, entre los días lunes, miércoles y viernes realizan atención básica a por lo menos 80 hombres que llegan a la institución en busca de ayuda, en edades entre los 17 hasta los 60 años.


CASA DE ACOGIDA
Facebook Casa de Acogida y Rehabilitación Padre Machado

Los internos -10 en total- que tenemos actualmente se encargan de lavarles la ropa, bañarlos, vestirlos y darles el almuerzo”, informó la Madre Perdomo.
Con dolor en su voz, la religiosa confesó que también están llegando niños entre los 8 y 12 años que viven en la calle, abandonados por sus padres y comiendo de la basura. “Llegan al centro con cuadros de diarrea, fiebre, todos sucios y hambriento”, dijo.
Destacó que a estas personas les brindan atención médica, psiquiátrica y espiritual. También cuentan con la asesoría de un grupo de profesionales del derecho que se encargan de su situación legal en la presentación de los tribunales, especialmente con aquellos que han consumido estupefacientes o tienen en su haber otros delitos.
Como parte del programa, en cada terapia se les exige más compromiso de cara a una actitud de responsabilidad para dejar el pasado y transformar su existencia. A los familiares de los internos también se les ofrece herramientas de orientación para que sepan cómo actuar a la hora de ayudar al afectado en caso de que tenga una recaída.


CASA DE ACOGIDA
Fotos José Cohén

¿Quieres Colaborar? La Madre Perdomo lamentó que la institución no tenga capacidad económica para responder a tanto prójimo abandonado que toca sus puertas, ante ello pide a quienes deseen convertirse en benefactores, “ir directamente a la institución y llevar sus donaciones o contactar a través del +58 212 6711722”.


martes, 10 de abril de 2018

San Juan Pablo II motiva a pacientes con Parkinson en Venezuela


Alexander Hernández se inspira en el santo polaco “para luchar por los más de 33.000 pacientes de esta enfermedad” que no tienen medicamentos en Venezuela

Abr 10, 2018
“Hoy recuerdo con mucha esperanza a San Juan Pablo II que tenía Parkinson. Él ha sido mi guía espiritual. Él ha sido quien me ha levantado todo el tiempo ante las dificultades que pasé y que estoy pasando todavía porque el dolor no se quita, el dolor sigue ahí”.
Así se expresaba Alexander Hernández, un venezolano de 44 años de edad, este 9 de abril cuando encabezaba una caminata para denunciar ante el Programa de la Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en Caracas, la falta de medicamentos que afecta a más de 33.000 pacientes de Parkinson en Venezuela, y cuya responsabilidad recae en el Gobierno de Nicolás Maduro.
En conversación con Aleteia, Hernández indicó que hace nueve años fue diagnosticado con esta enfermedad crónica la cual le fue alejando del deporte. En julio de 2017, se sometió en Barcelona (España) a una novedosa pero a la vez riesgosa intervención, en la que le aplicaron un aparato que lleva estimulaciones directas al cerebro y toman el lugar de la dopamina.
Según explicó, esa operación se la realizó para reducir el consumo de los medicamentos y mantener bajo control esta enfermedad. Con la mejoría alcanzada encontró un mayor impulso y tiempo para trabajar como presidente de la Fundación Parkinson Caracas, Fundaparkca, especialmente en este momento de la crisis sanitaria que se vive en Venezuela.
Durante la caminata, junto a integrantes de la Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida, Codevida, no solo se hizo pública la realidad de los “Parkinsonianos” sino también la que incumbe a los pacientes trasplantados, o quienes sufren acromegalia, cáncer y enfermedad de Huntintong, entre otras que les acompañaron hasta el PNUD.
“Siento el dolor de toda mi gente de Parkinson. Los que están en sus casas que no pudieron venir porque están paralizados”, decía Hernández. “Hay que tener Parkinson para saber lo que uno siente, hay que ser familiar para saber lo que sienten nuestros familiares”, expresó.
Alexander pedía a la “sociedad civil” y sus compañeros “unirnos para combatir este mal, pero no solamente el mal sino también la falta de medicación”.
PARKINSON
@GuardianCatolic

Juan Pablo II es mi guía espiritual

El líder social recordó a varios compañeros que fallecieron con esta enfermedad, pero de manera especial mencionó a san Juan Pablo II y citó que la pancarta de su fundación tenía su imagen junto a la de la Divina Misericordia. 
“Soy devoto de san Juan Pablo II y de Jesús de la Divina Misericordia. Su estilo de vida me ha ayudado a comprender y sobrellevar esta enfermedad, sobretodo, a no rendirme ante ella”, ratificó para Aleteia.
“Él fue un luchador no sólo contra a enfermedad que le aquejó sino contra la realidad del momento histórico que le tocó vivir en Polonia, motivando a las personas para que no se rindieran ante el sistema de gobierno que allí existía. Luego, al convertirse en el “Papa Viajero” iba de país en país y nunca se quejaba de que tenía Parkinson”.
“Yo en mi casa lo recuerdo con un altar y la gente que me conoce y sabe de mi devoción  hacia él, comparte fotografías y mensajes en mis portales, y eso para mí es un gran orgullo. La fe y el tesón que le pongamos a la lucha es lo que se queda”, aseguró.
PARKINSON
@GuardianCatolic

“Queremos medicamentos sin Carnet de la Patria”

Vale decir que la comisión encargada de entregar el documento al PNUD estuvo integrada por Alexander Hernández y María Vizcarrondo (Fundaparkca); Eufrasio Infante, de la Asociación Civil Parkinson Caracas; Aleska González, Asociación Venezolana de Huntintong; Maira Cárdenas, presidenta de la Asociación Civil Con la Vida, Aconvida; y Francisco Valencia de Codevida.
Contenía una breve descripción de la realidad nacional y el basamento legal de la responsabilidad de los entes gubernamentales, especialmente los vinculados al sector salud. 
Sin medicamentos para el tratamiento oportuno, es imposible el ejercicio pleno y autónomo de sus capacidades y de su integración familiar y comunitaria”, indicaron los pacientes “parkinsonianos”.
Primeramente, exigieron al Estado Venezolano “reanudar de inmediato el convenio o programa (Sistema Integral de Acceso a los Medicamentos) SIAMED del medicamento Sinemet 25/250 mg, el cual beneficia a 17.000 pacientes”. Un detalle solicitado es que estos beneficios se cumplan “sin distinción o limitación alguna”, y sin exigir el “Carnet de la Patria”.
PARKINSON
@GuardianCatolic
Finalmente, exigieron “la mediación” de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y sean “voceros para que nos permitan recibir lo antes posible todo tipo de ayuda: donaciones, envíos, facilidad para la adquisición de fármacos a las empresas privadas con la asignación de divisas, y cualquier otra acción que contribuya al ingreso al país de los medicamentos requeridos”.

lunes, 9 de abril de 2018

Otro sacerdote fallece, víctima del “inhumano” Gobierno de Maduro


En 2017 murieron 20 sacerdotes y religiosas debido a la “emergencia sanitaria”. Ahora, José Luis Jaimes no consiguió “recursos ni insumos médicos” en Venezuela, y fue llevado a Colombia donde falleció

Ramón Antonio Pérez | Abr 09, 2018
El compromiso de los sacerdotes venezolanos con su feligresía, en medio de la grave crisis moral, social, política y económica que afecta al país, no deja lugar a dudas: sufren los mismos padecimientos de la población y mueren con sus mismas afecciones. En centros de apostolado es fácil detectar la “deprimente realidad” que viven muchos de estos hombres consagrados a Dios, tan semejante a la de sus “humilladas” ovejas.
Tal vez, por la prudencia y la humildad que los caracteriza, no se conozca a fondo el nivel de afectación, pero muchos sacerdotes y religiosas están siendo diezmados por la escasez de medicamentos y las deficiencias del sistema sanitario. El gobierno de Nicolás Maduro, ha sido incapaz de responder eficazmente ante las enfermedades que aquejan a la población; y por supuesto, estos hombres y mujeres de Dios, son tan mortales como el resto, y por tanto, no escapan de la daga que los apunta sin piedad.
Esta triste realidad fue ratificada el jueves 5 de abril con el fallecimiento del padre José Luis Jaimes González, un sacerdote incardinado a la Diócesis de San Cristóbal (estado Táchira), quien tuvo que “ir a morir a Colombia”, con la esperanza de mejorar su estado de salud. Su cuadro: problemas de hipertensión, azúcar y afectación directa del hígado.
JOSE LUIS JAIMES
Twitter @DiocesisSC

Luchó hasta el final

Por más que el padre José Luis luchó para preservar la vida que Dios le diera, se convirtió en la enésima víctima de “un mal sistema de gobierno”, según la denuncia hecha por el propio monseñor Mario Moronta, responsable de esta iglesia fronteriza, en un mensaje difundido a la red eclesial y allegados de la iglesia venezolana.
Hasta el final, él mismo luchó por su vida (…) Otra víctima de esta crisis creada por un Gobierno sin humanidad”, expresó en medio del dolor que le embargaba. Luego, a través de una nota enviada a Aleteia, la iglesia diocesana ratificó el deceso del sacerdote ante la falta de medicamentos y de una asistencia médica adecuada.
“Los sacerdotes somos pueblo y sufrimos los mismos dolores del pueblo”, dijo Moronta el 7 de abril, durante la misa exequial en San Antonio del Táchira. Para describir la dura realidad que como consagrados les toca enfrentar, el Prelado colocó como ejemplo a su sacerdote, “quien en el padecimiento de su enfermedad crónica no conseguía en Venezuela los medicamentos ni la atención médica adecuada”.
Relató que el padre José Luis Jaimes falleció en un hospital de la ciudad de Cúcuta (Colombia), a donde tuvo que recurrir para recibir los últimos cuidados médicos. “Si Venezuela no viviera esta crisis, el padre José Luis no hubiera muerto en este momento”, se lamentó.
“Él sufrió la misma situación que están viviendo tantas personas del pueblo venezolano. Hay quienes quieren ocultar la realidad, pero ustedes son testigos de cómo un sacerdote es víctima un mal sistema de gobierno”, expresó. “Dios toque el corazón de quienes tienen que tomar decisiones por el bien del pueblo venezolano”, rezó.
También agradeció a las personas e instituciones que realizaron gestos de solidaridad con el padre José Luis Jaimes durante su enfermedad. Finalmente, dirigió palabras de consuelo a sus familiares exhortándolos a vivir este difícil momento con fe, comunión y esperanza en Cristo resucitado.
JOSE LUIS JAIMES
Twitter @DiocesisSC

Sufrir lo que la gente sufre

Recientemente, monseñor José Luis Azuaje Ayala, presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, en una entrevista concedida a Nueva Vida Digital, expresó que en el año 2017 fallecieron 20 sacerdotes, algunos como consecuencia de la emergencia sanitaria. 
“Nosotros como sacerdotes estamos inmersos en la realidad social, sufrimos lo que la gente sufre, padecemos las enfermedades que el pueblo padece”, dijo el también obispo de Barinas y presidente de Cáritas de América Latina y el Caribe.
“Lamentablemente en Venezuela hemos perdido algunos sacerdotes por falta de medicamentos y de atención a enfermedades delicadas, como aquellas que necesitan de diálisis. El año pasado murieron alrededor de 20 sacerdotes y algunas religiosas, no podemos decir que todas sean por esta causa, pero sí algunos que ya no tienen como conseguir los hipertensivos o bien otros tipos de medicamentos”, sostuvo Azuaje.


sábado, 7 de abril de 2018

Frente Amplio Venezuela Libre tiene Equipo Promotor en Guarenas


Enrique Mendoza dijo que la tarea inmediata es incorporar a todas las organizaciones sociales y gremiales del país, y que el trabajo está más allá del 20 de mayo, cuyas elecciones –si se dan- estarán cantadas a favor del gobierno

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
Guarenas, 7 de abril de 2018

La noche de este 5 de abril, fue conformado el equipo promotor del Frente Amplio Venezuela Libre en Guarenas, durante una reunión que contó con la asistencia de los responsables municipales de los partidos Copei, Unt, Acción Democrática, Primero Justicia y Voluntad Popular, junto a destacados  líderes de los voluntariados de Menca de Leoni, Simón Bolívar, Ambrosio Plaza; promotores ecológicos y vecinales, además de miembros de las iglesias católica y evangélica, entre otros grupos sociales de la zona.

Hacia el final de la reunión el equipo promotor de Guarenas quedó conformado por el periodista Ramón Antonio Pérez (Voluntariado Simón Bolívar), profesor Ángel León, directivo de Unt; Carlos Oropeza, sector estudiantil; Fernando Uzcategui, líder social y empresario; y la profesora Zuli Rodríguez, de Copei.

Nadie debe quedar por fuera

Enrique Mendoza, ex gobernador de Miranda, junto al diputado Tirso Flores, de Voluntad Popular y la abogada Susana Rojas, dirigente de Bandera Roja, hablaron sobre los lineamientos del Frente Amplio. 

“Entre las tareas inmediatas está contactar y realizar un inventario de las organizaciones sociales que formarán parte de este Frente Amplio en el municipio Plaza, sin mezquindad de ninguna índole y tomando en cuenta que lo primordial es la libertad de Venezuela”, dijo Mendoza.

Explicó que los gremios profesionales y trabajadores, así como los estudiantes y otros sectores deben tener incorporarse y participar en este frente. 

“Es un esfuerzo que se debe hacer desde hoy hasta el 20 de mayo, no porque vamos a participar en las elecciones convocadas por el gobierno nacional -que sabemos ya están cantadas a su favor-, sino para que los venezolanos tengamos claridad más allá de esa fecha”, dijo.

“Tenemos que poner la imaginación al servicio de la libertad de nuestro país”, destacó el líder socialcristiano, acentuando que “lo primordial es anteponer la unidad nacional y los intereses de Venezuela”. 

"Es un trabajo que deben realizar conjuntamente la sociedad civil y los partidos políticos. Nadie debe quedar por fuera”, acentuó Mendoza.

Sacar a la gente del sufrimiento
Ramón Antonio Pérez, dejó claro que la lucha que “ahora interesa a los venezolanos es superar la mala calidad de vida, la falta de comida y medicamentos, y por supuesto, recuperar la democracia y la libertad que han sido unirnos en favor de la gente”. 

"Denunciamos al gobierno que fija salarios de hambre; que no da respuesta a quienes no tienen comida en sus casas, y tampoco ayuda a quienes mueren sin encontrar medicamentos”.

Durante la reunión se comentó que el Frente Amplio Venezuela Libre es una iniciativa de carácter incluyente, impulsado, entre otros, por los sacerdotes jesuitas, Luis Ugalde y José Virtuoso, cuenta con el apoyo en general de la iglesia católica, de varias iglesias evangélicas y diversas organizaciones sociales. 

Incluso, sectores disidentes del llamado “chavismo democrático” están participando en esta iniciativa demostrando que lo importante es el país y no los sesgos ideológicos o partidistas.





lunes, 2 de abril de 2018

El “Centro Esperanza” aporta su “granito de arena” por una mejor Venezuela


Violeta Martínez pasó de aprendiz a instructora, un cambio de vida gracias al método de aprendizaje que lleva al “emprendimiento propio” en un país marcado por la crisis

Abr 02, 2018
“Aprender y emprender” son las premisas que pone en práctica Violeta Martínez, afianzada en la estrategia y en los valores aprendidos directamente en el Centro Esperanza, que las religiosas de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor tienen en Caracas. Ella es uno de los mejores resultados de la estrategia de enseñanza y puesta en práctica de las ideas de emprendimiento implementadas por las religiosas. Violeta comenzó como cualquiera de los que ahora son sus alumnos: “buscando salir de abajo, con mucha dignidad y con la fe puesta en un futuro mejor”. ¡Y lo logró con creces!
El Centro Esperanza ayuda a personas que viven en situación de calle o salen de la cárcel y se encuentran sin empleo formal; rescata a hombres y mujeres que ven mermadas sus vidas por el alcoholismo y las drogas; rescata a las chicas que caen en la prostitución y educa para revertir la violencia familiar.
Con la implementación de charlas de orientación, oficios y talleres, motivan a estas personas para establecer un emprendimiento propio y enfrentar “dignamente” las dificultades por las que atraviesan en la Venezuela actual.

De aprendiz a instructora…

Violeta Martínez conversó con Aleteia y confesó su satisfacción por colaborar en la enseñanza de los cursos que desde hace 25 años ofrece la congregación religiosa que llegó a Venezuela el 27 de junio 1925. “Trabajamos con personas en situaciones de extrema necesidad y pobreza”, explicó.
“Muchas personas que vienen a esta casa de acogida se encuentran desempleados pero desean mejorar su nivel de preparación para lograr nuevas y mejores oportunidades en el campo laboral o como una manera de auto financiarse”, refirió la formadora.
Destacó que esta capacitación también le da oportunidad a jubilados y a las personas de la tercera edad a aprender un oficio para defenderse en la vida y sentirse útiles en una sociedad que ya no los contrata, ni los toma en cuenta. Entre los talleres ofrecidos mensualmente están repostería, panadería, pasapalos, computación, corte y costura, peluquería, tejido de zapatos, bolsos y tapicería. Cada curso reúne de 10 a 15 personas.

“Ante mi interés por aprender, los instructores vieron en mí un potencial para enseñar a los demás, por tanto aproveché la oportunidad y acepté ser profesora que ejerzo desde el 2011, cumpliendo con esta labor social de ayudar al prójimo a encontrarse a sí mismo para que triunfen en la vida”, dijo. Pero también se ocupa de la oficina administrativa en la institución.
Con una sonrisa a flor de labios, refirió el éxito obtenido a través de los cursos que se imparten en el centro, y destacó la experiencia de algunas alumnas que han creado emprendimientos en Chile y Brasil, con resultados satisfactorios. Comentó que “los participantes salen bien preparados y satisfechos de los conocimientos obtenidos”.
En cada una de sus palabras demostró sus convicciones en el amar a Cristo sobre todas las cosas, de allí su permanente interés de ayudar al prójimo, especialmente de lograr su transformación interior, a pesar de que no es religiosa. “La palabra de Dios debe ser nuestro alimento diario”, afirmó.

La ayuda es también espiritual…


El testimonio de Violeta Martínez fue confirmado por la hermana Fidelia Dugarte, directora del Centro Esperanza. “La institución no sólo imparte conocimientos y destrezas a las personas interesadas en encontrar un oficio para ganarse la vida honradamente, sino el de ofrecer una ayuda espiritual para esos hombres y mujeres que no tienen un norte en la vida”, relató.
No obstante su lamento por la profunda crisis que embarga a Venezuela, especialmente en el plano moral, la religiosa manifiesta su convencimiento que “nuestro país saldrá adelante y superará sus actuales dificultades”. Mientras ello ocurre, explica que motivan a los ciudadanos “para que salgan adelante con sus dones y aprendan nuevas destrezas y nuevos oficios”.
CENTRO ESPERANZA
Facebook Centro Esperanza
El hecho de que sean los más pobres en una sociedad sumergida en la crisis, no significa que no tengan el deseo de contar con un futuro mejor, es la enseñanza que deja el Centro Esperanza. “Con una actitud positiva y la fe puesta en Dios, siempre se puede salir delante”, ratifican estas mujeres.


domingo, 1 de abril de 2018

El Papa pidió consuelo para Venezuela, un pueblo “que vive como extranjero en su propio país”




El Pontífice exhortó a la acción por las víctimas de la trata, del narcotráfico, de las guerras y de los conflictos: especialmente por los niños y citó el caso de Siria y Corea

Ary Waldir Ramos Díaz | Abr 01, 2018
En su mensaje de Pascua, el Papa Francisco suplicó hoy frutos de consolación para Venezuela y “para el pueblo venezolano, el cual —como han escrito sus Pastores— vive en una especie de ‘tierra extranjera’ en su propio país”. 
Lo dijo este 1 de abril a medio día desde el balcón central de la Basílica de San Pedro durante la tradicional bendición “Urbi et Orbi”. 
El Pontífice pidió que el mensaje de esperanza de Jesús que está vivo ilumine la situación venezolana y de los pueblos que sufren: 
“Para que, por la fuerza de la resurrección del Señor Jesús, (Venezuela) encuentre la vía justa, pacífica y humana para salir cuanto antes de la crisis política y humanitaria que lo oprime”. 
Y en un llamado a las naciones fronterizas, abogó para que “no falten la acogida y asistencia a cuantos entre sus hijos están obligados a abandonar su patria”. 
En el mensaje de Pascua de Resurrección, leído antes de impartir la bendición apostólica, el Papa pasó revista por el sufrimiento, los sepulcros aún cerrados, y la violencia que golpea el mundo y citó los conflictos abiertos en Oriente Próximo, Tierra Santa, Siria, Yemen. 
Por el continente africano que sufre el hambre, los conflictos endémicos y el terrorismo, Francisco rememoró las situación de Sudán del Sur , República Democrática del Congo. Y pidió de no olvidar a las víctimas de ese conflicto, especialmente a los niños.
Francisco imploró “frutos de diálogo para la península coreana, para que las conversaciones en curso promuevan la armonía y la pacificación de la región”. Instó a la responsabilidad de los políticos y responsables. 
Asimismo, pidió frutos de paz para Ucrania “para que se fortalezcan los pasos en favor de la concordia y se faciliten las iniciativas humanitarias que necesita la población”. 
El mensaje del Papa antes de dar la absolución de los pecados, también tuvo un signo esperanzador: “Nosotros, cristianos, creemos y sabemos que la resurrección de Cristo es la verdadera esperanza del mundo, aquella que no defrauda”. 
Es la fuerza del grano de trigo, del amor que se humilla y se da hasta el final, y que renueva realmente el mundo”, sostuvo. 
“También hoy – sostuvo – esta fuerza produce fruto en los surcos de nuestra historia, marcada por tantas injusticias y violencias”. 
El Papa dijo que con Jesús hay frutos de “esperanza y dignidad donde hay miseria y exclusión, donde hay hambre y falta trabajo, a los prófugos y refugiados —tantas veces rechazados por la cultura actual del descarte—, a las víctimas del narcotráfico, de la trata de personas y de las distintas formas de esclavitud de nuestro tiempo”. 
El Pontífice rememoró a los niños que sufren, los ancianos. “Traiga Cristo Resucitado frutos de vida nueva para los niños que, a causa de las guerras y el hambre, crecen sin esperanza, carentes de educación y de asistencia sanitaria; y también para los ancianos desechados por la cultura egoísta, que descarta a quien no es «productivo”.  
“Invocamos – prosiguió – frutos de sabiduría para los que en todo el mundo tienen responsabilidades políticas, para que respeten siempre la dignidad humana, se esfuercen con dedicación al servicio del bien común y garanticen el desarrollo y la seguridad a los propios ciudadanos”. 

¡Jesús está vivo!

Por ultimo, instó a los fieles presentes: “También a nosotros, como a las mujeres que acudieron al sepulcro, van dirigidas estas palabras: «¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí”. 
Ha resucitado» (Lc 24,5-6). La muerte, la soledad y el miedo ya no son la última palabra. Hay una palabra que va más allá y que solo Dios puede pronunciar: es la palabra de la Resurrección”. 
Ella – continuó- con la fuerza del amor de Dios, «ahuyenta los pecados, lava las culpas, devuelve la inocencia a los caídos, la alegría a los tristes, expulsa el odio, trae la concordia, doblega a los poderosos» (Pregón pascual)”. 
“¡Feliz Pascua a todos!”, concluyó Francisco. 
El Papa antes de la bendición ha saludado a los 25.000 fieles presentes en la Plaza de San Pedro realizando una vuelta en papamóvil tras celebrar la tradicional Misa Pascual. 
Entretanto, el Pontífice agradeció a los Países Bajos por la donación de 50.000 flores que adornaron la Plaza de San Pedro en la fiesta más importante del cristianismo, como lo ha señalado Francisco en la última audiencia general.  


sábado, 31 de marzo de 2018

Venezuela: ¿Cuántos presos fallecieron en un incendio dentro de la cárcel de Policarabobo?


(+ Comunicado de la CEV)

“¡Basta ya de compatriotas crucificados”!, dice la iglesia en un comunicado. Algunos líderes sociales hablan hasta de 100 personas calcinadas, y adjudican la responsabilidad al Gobierno de Maduro

Mar 31, 2018
Todavía no se conocen las cifras oficiales ni los nombres de las personas que fallecieron en un incendio desatado en la mañana del 28 de marzo, dentro de una comisaría de la policía del estado Carabobo (Policarabobo) en Venezuela. 
Se habla de 68 víctimas mortales (66 reos y 2 mujeres) producto del fuego en uno los pabellones, pero voces vinculadas a los derechos humanos hablan de hasta 100 víctimas, por lo cual exigen al gobierno de Nicolás Maduro “una profunda investigación que aclare los hechos”.
Las primeras versiones no confirmadas hablan de una riña entre bandas rivales por “un cambio de gobierno” para hacerse del control de esta cárcel; y otras más osadas, argumentan que se generó “una “encerrona con fuego” para deshacerse de presos rivales. Las dramáticas imágenes inundaron las redes sociales y teléfonos móviles.

CEV: Urge conocer la verdad

El cardenal Jorge Urosa Savino catalogó los hechos como “una verdadera tragedia”. Dijo que ello refleja el mal estado del sistema penitenciario del país, lo cual debe cesar e inmediato. 
“No hay derecho a que haya en Policarabobo esa cantidad de presos fallecidos. Debería haber más y mejores cárceles en Venezuela”, comentó el pasado Jueves Santo, alegando que conoce la entidad por haber sido arzobispo de Valencia.
De igual manera sostuvo que actualmente las cárceles venezolanas son un verdadero horror. 
“Es algo que tiene pendiente el Gobierno con el pueblo venezolano y con esos hermanos nuestros que por algún motivo hayan delinquido o estén, a lo mejor, falsamente acusados y hayan sido víctimas del mal estado de las cárceles venezolanas”.
Por su parte, la comisión de justicia y paz de la Conferencia Episcopal Venezolana, emitió este 30 de marzo, un comunicado en el que se mostró “con una palabra de cercanía fraterna, de denuncia moral y de esperanza compasiva”.
Para la CEV urge “la voluntad decidida, la sinceridad más diáfana y la disponibilidad más eficaz para encarar con verdad y autenticidad las causas y circunstancias de lo ocurrido, para proceder con justicia, responsabilidad y eficacia”.
Denuncian que “lo ocurrido se inscribe en una fatídica crónica anunciada y denunciada, habida cuenta de la cadena de imprevisiones, carencias, distorsiones y complicidades que imperan en el entramado judicial, policial y penitenciario.

El hacinamiento llega al 300 por ciento

Entretanto la organización no gubernamental Una ventana a la libertad, que trabaja por los derechos de los presos, estima que un motín ocurrido a primera hora de la mañana del miércoles 28 de marzo en la citada comisaría de Policarabobo, es responsabilidad del ministerio para el Servicio Penitenciario y de su titular, Iris Varela.
“Queremos responsabilizar de manera directa a la ministra Varela y al Ministerio de Servicio Penitenciario por este hecho que acaba de ocurrir en la Policía de Carabobo. Esta es una situación que desde Una Ventana a la Libertad la hemos venido denunciando desde hace varios años”, destacó Carlos Nieto Palma, director de la oneg.
Es grave y alarmante. Lo que ocurrió en Carabobo hoy es una muestra de ello y eso se vive en toda Venezuela”, dijo. Igualmente aseguró que todas las policías del país se encuentran en un estado de caos por la negligencia del referido ministerio.
Nieto Palma además indicó que hace ya siete años, cuando el ministerio fue creado, Iris Varela ofreció construir un recinto penitenciario en cada estado del país exclusivamente para albergar a personas procesadas en estos casos, como centros de detención preventivas, y no han hecho ninguno. 
“Esto es lo que ha creado el caos que se vive en toda Venezuela”, advirtió. Nieto Palma refirió que las cifras indican que hay un hacinamiento de un 300% aproximadamente en los centros de detención preventiva.

Exigen cifras y nombres de los fallecidos

Por su parte, el diputado a la Asamblea Nacional por el estado Carabobo, Ángel Álvarez, en un anota enviada a Aleteia, repudió lo que cataloga como una “masacre”, asegurando que “dejó alrededor de 100 reos fallecidos”.
Álvarez indicó que este hecho es una clara evidencia de que en Venezuela el régimen de Nicolás Maduro no respeta la vida ni los derechos humanos de los ciudadanos. “Ya ha habido pronunciamientos de la ONU y distintos entes internacionales, porque este hecho no solo impacta a nivel nacional, sino ha tenido una resonancia internacional”.
Cada hora que pasa se oscurece más esta masacre”, dijo el parlamentario. “Todavía no tenemos las cifras exactas ni los nombres de las víctimas, por lo que exhortamos a que sean publicadas”, explicó. 
Álvarez demandó que “la comisión designada por el gobernador de la entidad, Rafael Lacava, no sea una comisión de carácter partidista sino una comisión mixta de carácter internacional que investigue a fondo este caso”.
“El Ministerio Público informó a la opinión pública que ante los terribles hechos acaecidos en la Comandancia de la Policía del Estado Carabobo, donde por un presunto incendio fallecieron 68 personas, hemos designado 4 fiscales para esclarecer estos dramáticos hechos”, dijo Tarek William Saab en su cuenta de Twitter.
A continuación, el comunicado de la Comisión de Justicia y Paz del Episcopado Venezolano:
PRESIDENCIA DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL VENEZOLANA
COMISIÓN EPISCOPAL DE JUSTICIA Y PAZ
COMUNICADO ANTE LA MASACRE DE VALENCIA

Ante el lamentable suceso ocurrido en esta Semana Santa en una Comisaría Policial del Estado Carabobo, con el trágico saldo de numerosas personas fallecidas, probablemente otras heridas, familias presas de dolor, aumentado por el silencio y la sospecha de que no se quiera encarar la verdad de los hechos, la Presidencia de la CEV y la Comisión de Justicia y Paz, consideran deber cristiano primario hacerse presente, con una palabra de cercanía fraterna, de denuncia moral y de esperanza compasiva.
1.- Ante todo, y en una fecha tan significativa para el conjunto de nuestro pueblo como es el Viernes Santo, memorial de la Pasión y Muerte del  Señor Jesús, deseamos hacer llegar al conjunto de familiares de las víctimas , nuestros sentimientos de sinceras condolencias, de solidaridad humana y cristiana, de comunión en la oración ante el Padre de bondad y misericordia, para que acoja en su bondad a los fallecidos y acompañe con el bálsamo de la paz interior y la esperanza cierta a sus seres queridos. Ofrecemos también, con espíritu de misericordia y cercanía samaritana, los servicios que la Iglesia Católica tiene en su pastoral penitenciaria integrada por sacerdotes, religiosas y laicos, para acercarse y atender espiritual y físicamente en la medida de nuestras posibilidades tanto a los privados de libertad como a sus familiares y personas cercanas.
2.- Expresar nuestra consternación más profunda y nuestro rechazo más firme ante lo ocurrido. Urge la voluntad decidida, la sinceridad más diáfana y la disponibilidad más eficaz para encarar con verdad y autenticidad las causas y circunstancias de lo ocurrido, para proceder con justicia, responsabilidad y eficacia. Entretanto no es temerario afirmar que lo ocurrido se inscribe en una fatídica crónica anunciada y denunciada, habida cuenta de la cadena de imprevisiones, carencias, distorsiones y complicidades que imperan en el entramado judicial, policial y penitenciario. Ejemplos fehacientes son las impunidades, retrasos judiciales, dotación insuficiente y a ratos cómplice, hacinamientos y otros tratos inhumanos y un largo etcétera, reflejo de una ausencia de políticas idóneas, de corrupciones diversas, negligencias patentes y la mentira o el disimulo. Son muchos los familiares de los presos en las distintas cárceles y centros de reclusión que tocan las puertas de la Iglesia para que hagamos algo para que haya una atención en condiciones más humanas.
3.- Dos reclamos podrían resumir los sentimientos y las expectativas más sentidos. El primero, espontáneo y primordial: “basta ya” de compatriotas crucificados por el dolor, la angustia, la injusticia, porque hay que devolver su lugar de honor a la presunción de inocencia mientras no haya condena firme y porque incluso el culpable de delito debe ser tratado siempre con respeto en sus derechos humanos básicos y la expectativa de su reinserción social positiva. Un modelo para ello lo tenemos a mano en el ejemplo de Jesús en la cruz y su relación de humanidad misericordiosa con el “buen ladrón” y con sus propios verdugos.
El otro, necesario y exigente, sanador y reconciliador: atrevámonos a la verdad, porque “la verdad nos hará libres” (….) . Verdad  de investigación correspondiente, exhaustiva y convincente. Verdad política  de asumir las consecuencias de responsabilidades o culpabilidades por acción u omisión. Verdad ética y espiritual de conversión, de cambio de rumbo, de nueva humanización como personas y como pueblo.
4.- Una última palabra, en el horizonte del Domingo de Resurrección, de la Pascua o “paso” del Señor, corresponde a la esperanza. No basta con indignarnos y denunciar, unámonos a las muchas instituciones de iglesias o de organizaciones privadas que trabajan por el adecentamiento y mejor trato humano y jurídico, para que los muchos reclusos que hay en el país tengan una vida digna en medio de estar privados de libertad.
Que el Señor de la pasión y muerte del viernes santo, bendiga y acoja a nuestros privados de libertad como Jesús al buen ladrón. Y que las lágrimas de la Virgen Dolorosa se conviertan en sonrisa y alegría de resurrección.
Caracas, 29 de marzo de 2018.

Con nuestra copiosa bendición.

                                               Presidencia de la CEV y Comisión de Justicia y Paz.

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.